Padres de familia la toman contra hermano menor de Jonathan McDonald en Clásico Categoría 2009

La imagen puede contener: una o varias personas, personas practicando deporte, exterior y naturaleza

Un clásico entre divisiones menores de Liga Deportiva Alajuelense y el Deportivo Saprissa,. estuvo marcado por una serie de aparentes improperios que gritaban padres de familia del equipo morado cada vez que el hermano menor de Jonathan McDonald (Maykell) tocaba la pelota.

El jefe de prensa del equipo manudo, Ferlin Fuentes, dio a conocer lo acontecido. La necedad era tal que el árbitro decidió suspender por unos minutos el partido para pedir que se terminaran con dichos actos.

 

El juego era entre niños de Categoría 2009.

Lo expuesto por Fuentes:

No es justo.

Este fin de semana la jornada de Liga Menor es de Clásico. Se respira competencia y es palpable que los niños también quieren ganarle a su archirrival. Lo natural, es fútbol.

Este sábado se disputaron cuatro juegos, entre ellos el de la Categoría 2009, un juego bien disputado,bien bonito, que ganó La Liga 1-0 al último minuto.

El empeño de los niños de ambos equipos tiene 💯 puntos. El comportamiento de un grupo de padres de familia 🚫.

En esta categoría juega Maykell McDonald, un niño pícaro con el balón. Delantero, como su hermano mayor, el mismo que está en la historia del goleo nacional y de los que tantas alegrías le da a la familia rojinegra.

Resulta que durante el juego, un niño de 10 años paga la frustración que pueda tener un grupo de padres de familia con su hermano. Le gritaban algunas cosas que su hermano, con su experiencia, carga en sus hombros. A tal punto que el árbitro, atinadamente, paró el juego y advirtió que de seguir con ese comportamiento suspendería el juego.

No es justo que un niño que viene a divertirse tenga que escuchar improperios solo por ser hermano de un goleador de Primera División, por ser hermano de un jugador que levanta pasiones y odios.

Al final, La Liga ganó ese juego en el último minuto con un golazo de Maykell.

No es justo el comportamiento de un grupo de padres de familia, no es justo que se olviden que al frente había un niño y le gritaran cosas como si al frente estuviera el McDonald con el número 19. No es justo que se olvidaran que estaban en un centro recreativo.

Ante esta situación, el presidente del Deportivo Saprissa, Juan Carlos Rojas, salió al paso para mostrar su enojo con lo acontecido y prometió consecuencias por tales actos.

Lo dicho por Rojas:

Absolutamente repugnante e inaceptable el que padres de familia insulten a niños de un equipo rival.  El opuesto del espíritu deportivo que se debe transmitir, máxime en etapas formativas de competencia. Se investigará a fondo y habrá consecuencias apropiadas