La sentida carta de un aficionado brumoso agobiado por la crisis de su equipo

Cansado de los paupérrimos resultados de su equipo y la crisis dirigencial, un aficionado al Club Sport Cartaginés decidió escribir una sensible carta para expresar su dolor.

Gerardo Montero Brenes, vecino del Tejar del Guarco, escribió lo siguiente y envió una copia a www.everardoherrera.com:

Para nadie es un secreto que el actual tornero para el Club Sport Cartaginés, no es una casualidad, sino que por el contrario es la manifestación de un mal crónico que se viene dando desde hace ya muchos años atrás.

A veces pienso que ese memorable torneo del verano 2013, nos ha producido más anticuerpos que fortalezas, por cuanto ha servido como la escusa perfecta para que un grupo poco experto se mantenga al frente de una noble institución  que se desmorona poco a poco.

Me cuesta entender que una provincia como Cartago, no pueda tener un equipo que honre a sus habitantes, a su historia. Somos una tierra de hombres y mujeres valientes, de agricultores ejemplares, de volcanes imponentes, de ríos caudalosos, de historia. Heredamos una institución centenaria como equipo de fútbol de la cual nos sentimos orgullosos, sin embargo no basta con mantener un equipo porque sí; en la vida es necesario cambiar el paradigma y asumir una actitud emprendedora. Nos conformamos con ser un equipo tradicional, pero nada más.

En los últimos meses la prensa y el pueblo en general habla de la junta directiva y sus decisiones, por otra parte se habla de un equipo que juega  a nada, sin  alma, sin motivación, sin salario y casi sin estadio. Lamentablemente pocos medios de comunicación, se ha preguntado cómo se siente el aficionado brumoso, será a caso que piensan que por ser los más fieles tenemos que soportarlo todo, e inclusive invisilizar los lamentables resultados del equipo.

Los que piensan lo anterior se equivocan; la afición está cansada de la mediocridad de un equipo que no representa la idiosincrasia de nuestra provincia, no es justo que seamos los que siempre sueñan, los que siempre esperan, los del casi casi, los de siempre……

Somos una afición consciente de los problemas financieros del equipo, nos duele saber que los jugadores no reciban su salario como debe ser, ellos también sacrifican su esfuerzo y su familia. Pero la culpa de la debacle económica no es nuestra, somos una afición que siempre ha estado allí en las buenas y en las malas, por décadas. No pedimos campeonatos, pero si pedimos un equipo digno que juegue con ganas, con ideas, con disciplina y actitud.

Cartaginés podría decirse que lo tiene todo para triunfar, tiene afición, historia, es uno de los cuatro equipos que tiene estadio propio en el futbol de primera división, pero no se da el gran salto. En ocasiones el resto de los aficionados nos preguntamos qué responsabilidad tienen los socios en el club, cuál es su verdadero aporte, porque hay tantas trabas para buscar realmente un inversionista o grupos de inversionistas que inyecten un capital que no tenemos y que difícilmente tendremos. ¿Dónde está el pecado de hacer esto?, otros lo hicieron en forma inteligente y han tenido éxito, por lo menos no son noticia por falta de salarios atrasados y deudas millonarias  con la C.C.S.S.

En lo personal pienso que Javier Delgado es un caballero, honrado y trabajador pero no ha tenido insumos para trabajar como merece. Su paso por el cartaginés se ha visto siempre nublado por limitaciones económicas que reducen su capacidad de acción. Quiero destacar a los jugadores tanto jóvenes como veteranos que han estado ahí siempre; el Chiki, representa una pequeña llama que mantiene encendidas las esperanzas en este equipo, gracias Randall por regalarnos la única alegría en este torneo, tus 100 goles, felicitaciones, también mereces ser campeón.

Como dice el viejo dicho: nunca se pone más oscuro que cuando va a amanecer; confío que está coyuntura es pasajera y que pronto los buenos vientos soplaran a favor del Club Sport Cartaginés. Es momento de unirnos más que nunca,  de cambiar la mentalidad, el modelo que usamos está agotado, los resultados nos sumergen, necesitamos ideas, trabajo y visión de futuro.

Somos una afición noble y leal, pero que también tiene un límite de paciencia.

Cordial saludo.

Lic. Gerardo Montero Brenes

Tejar de El Guarco