Columna "Mano a Mano" de Juan Luis Hernández Fuertes

“IMPRESCINDIBLES vrs. IMPRESENTABLES” (y II Parte)

“Pillo y pillastre son aláteres de monicaco y monicaquillo” (JLHF Presidente OFC)

Todo lo anterior para ratificar que fútbol y vida también son consanguíneos. Hay personas que día a día luchan para mejorar la vida de los demás y buscan soluciones, sin rendirse jamás, en búsqueda de un futuro mejor, no para ellos sino para futuras generaciones; por ende hay que etiquetarlas como imprescindibles.

Es también menester citar a los impresentables. Quienes no dudan en robarse unos equipos médicos e instalar una clínica privada para lucrarse, O el que se apropia de unos polar y con ello ofrece sus servicios profesionales, alardeando de aportar material de trabajo. Y es claro que para que estos individuos salgan adelante, precisan de cómplices. Si, de los que no dudan en negociar con el diablo o aportar documentación falsa, pensando que su cortito coeficiente intelectual le va a permitir esconderse tras el ciprés.

Hay que regresar a los imprescindibles. Aquellos que semana tras semana dirigen grupos de niños y jóvenes enseñándoles a sentir las frustraciones y alegrías que depara el fútbol; todo ello sin que a cambio deban negociar principios trabajo o dignidad. Y, además, como valor agregado, impregnan el espíritu que el Club, a través de los años, ha ido transmitiendo a todos los que han tenido el orgullo de vestir su camisola.

A su vez, mientras se realiza la labor formativa de una juventud ilusionada con formar parte alguna vez de los clubes de la máxima categoría, no faltan en estos últimos que sus representantes metan la mano en la bolsa del equipo orionista y se embolsen el dinero del Mundial Brasil 2014, sin que el decoro la dignidad o la vergüenza les cause el menor trastorno. Claro que esta actitud conlleva una alianza estratégica con el jurisconsulto de turno, para que aquel incumpla sus funciones y le entregue el litigio en bandeja de plata, sin aportar pruebas o mintiendo descaradamente para que se pasen los plazos de ley y así evitar que se pueda recurrir. Y es así como los impresentables al final se visten y calzan con la misma horma.

Dimes y diretes, quimeras y cábalas. Gentes que merecen la pena versus quienes se evidenciaron descaradamente. A pesar de todo, el club orionista celebrara en los próximos días la presentación de sus 8 equipos, demostrando con ello que para morir es requisito e estar vivo, pero para matar no hay que usar tantas falacias, aunque como de su cortito intelecto poco se puede esperar. No en vano, “lo que la natura no da, Salamanca no presta” Y eso aplica a los impresentables, pero no a los imprescindibles.

Para: .- www.everardoherrera.com

Facebook: .- “Mano a Mano”

.- Juan Luis Hernández-Fuertes