Everardo Herrera, el responsable de que la afición tica vista de rojo cuando juega La Sele

Resultado de imagen para everardo herrera soto

El reconocido periodista, Everardo Herrera Soto, concedió una entrevista al diario La Nación, en la que expuso elementos de su vida personal, proyectos personales y sus vivencias durante tres décadas en el medio deportivo nacional.

Entre lo mencionado por el oriundo de San Rafael de Alajuela, destaca el mencionar que fue el gestor de generar un movimiento en la afición costarricense para vestir de rojo cada vez que hay un partido de selección nacional.

La nota completa:

Everardo Herrera: ‘Yo creo que la vida no es para tomársela tan en serio’

Everardo Herrera viste un impecable traje entero, a lo lejos se ve como un tipo muy serio. Cuando se acerca continúa con su formalidad, su fuerte tono de voz refuerza la intuición. Ya conversando, una broma acompañada de una generosa sonrisa enseña al comentarista deportivo que conocemos, ese que muestra su “naturalidad” aunque eso implique deshacer la creencia de que es muy serio.

Así es Everardo Herrera, quien hace sus análisis futbolísticos con “responsabilidad”, pero en medio de ellos generalmente aparece algún comentario jocoso, alguna inesperada “salida”.

“Uno debe de ser natural en sus cosas, en su trabajo. La televisión es diferente a la radio: yo en la radio soy así, justamente como estamos compartiendo. El Everardo que escuchás es el mismo que está en la mesa. En la televisión respondés a políticas de empresa, a estilos de trabajo. Yo creo que incluso en la televisión deberíamos ser más flexibles, más relajados, si se quiere, y especialmente en nuestro trabajo que es transmitir fútbol. No podemos perder de vista que el fútbol es un entretenimiento y tenés que llevarlo como tal, eso sí con toda la preparación debida”, dijo.

Muchas veces alguno de sus esporádicos comentarios han provocado gran cantidad de críticas o carcajadas en redes sociales.

La última situación que generó furor en Twitter y Facebook fue en noviembre pasado, durante la transmisión del partido entre Saprissa y Liberia: de manera espontánea Everardo sugirió a su compañero, el comentarista Gustavo López ir a admirar juntos la luna a Playa Uvita, en Osa, Puntarenas.

En aquella oportunidad mencionó que “me hizo mucha gracia, que la luna de Uvita terminara siendo una ‘joda’. Además recalcó que Costa Rica “tiene el humor como deporte número uno”.

 

Luego de percibirse como una persona seria que de repente rompe el hielo con alguna broma, surge la pregunta: ¿cómo es Everardo Herrera?

“(Sonríe). Yo soy un tipo tranquilo. Yo creo que la vida no es para tomársela tan en serio. Así como te digo hay que ser responsable y disciplinado, pero también tenemos que disfrutar nuestro tiempo, nuestro paso por esta vida es definido, es corto y frágil, entonces uno tiene que pasar bien el rato”, dijo.

Everardo Herrara dice que su papá, quien llevaba el mismo nombre, fue quien “le sembró la semillita” de la pasión de su vida.

“Mi papá era campesino, un lector de toda la vida, una persona de sentido crítico a quien le gustaba el conocimiento. Lo vi comprar el periódico La Nación desde que abrí los ojos”; dijo.

Herrera recuerda que siendo un niño esperaba a que don Everardo (papá) dejará el diario para él empezar a leer. Su lectura daba inicio de atrás hacia adelante, él siempre quería ver de primero las secciones deportivas.

En 1980 ingresó a estudiar periodismo a la Universidad de Costa Rica. El camino era claro: quería trabajar en deportes. Sus ganas de aprender y las oportunidades lo llevaron a distintos trabajos en los que empezó como practicante y después de mucho trabajo se convirtió en director de Monumental, luego renunció, y por ahora, se dedica a trabajar como comentarista en canal 7 y sus proyectos.

 

¿No se sintió extraño pasando de ser director de un medio a comentarista deportivo?

“Después de trabajar 18 años en Monumental dejé el empleo en el 2007. Yo sentí que las cosas eran muy diferentes a la Monumental a la que había llegado. Entonces no había razones para seguir en Monumental, por eso presenté la renuncia”, recuerda.

Rememorando sus ayeres, Herrera explicó que al dejar Monumental no pensó en buscar un trabajo con cargo de director. “Creo que en la vida todo son etapas. Además, a partir de mis experiencias desarrollé muchas cosas: en ese tiempo ya traía Al pie del deporte (programa radial que tiene desde hace 27 años) y everardoherrera.com (nacido en el 2002). Yo me quería concentrar básicamente en mis cosas personales. Era una etapa en la que sentía que había que dar el cambio, era necesario. Después de un mes tuve la oportunidad de ingresar como comentarista a canal 7. Yo en Monumental también era comentarista y periodista”, recalcó.

Su labor como comentarista deportivo en Televisora de Costa Rica suma una década, Everardo afirma que “fue una gran oportunidad que, pensó, nunca llegaría”. Él siempre se sintió un “hombre de radio”.

“La vida es así, uno propone y Dios dispone. El trabajo que he tenido a lo largo de mi vida es muy bonito y apasionante, pero también, muy desgastante. Cuando llegó el cambio (tras la renuncia) dije: vamos a ver que nos depara el destino. En eso llegó la gran oportunidad de trabajar en canal 7”, dijo.

En setiembre el espacio Al pie del deporte cumple 28 años. En todo este tiempo Everardo Herrera ha alternado las responsabilidades de sus trabajos con la permanencia y crecimiento de su “hijo intelectual”. Actualmente el programa radial deportivo se transmite por 107.1 FM, en Radio Actual.

De todos estos 27 años de permanencia, Al pie del deporte marcó un hito en 1996.

“En 1996 nosotros cambiamos la mentalidad del país. Yo que había ido a mundiales había visto las selecciones con un color que las identifica. A veces veíamos a la selección con camisa azul, roja o blanca con negro. Nosotros en Al pie del deporte hicimos la campaña Rojos de corazón con el apoyo de todos mis compañeros de ese momento: teníamos que vestir la roja. Desde esa campaña cambiamos al país. Lo vestimos de rojo con todos los compañeros de aquel tiempo. Para mí es maravilloso”, aseguró.

Everardoherrera.com es otro de los proyectos que el periodista ha emprendido y que se mantiene. En el 2002 creó la página web que se caracteriza por ser “una revista de variedades que tiene máximo énfasis en fútbol nacional e internacional y notas importantes de tecnología y ocio”.

Consultado Herrera sobre cuál es la línea editorial que rige everardoherrera.com , él aseveró que son “la responsabilidad y la búsqueda de corroborar la información”.

 

¿Cuándo publican notas virales siempre las confirman?

“Uno chequea la repercusión que eso (una nota) pueda tener para alguna persona. A veces no se publican cosas porque van a dañar o perturbar a alguien, eso no vale la pena. Somos un sitio dedicado a difundir lo mejor del fútbol de Costa Rica y el mundo. Queremos entretener con cosas que tengan que ver con el ocio pero también con la tecnología, en aspectos interesantes e inteligentes”, dijo.

Todos los que estamos en esta silla tenemos que aprender a vivir con las críticas y observaciones buenas o malas que nos hagan. Para algunos somos muy buenos; hay momentos especiales en los que se toman fotos con nosotros y hay otros que no nos quieren ni ver.

 

¿Todo se publica bajo su aprobación?

“Ya los compañeros de trabajo comprenden la filosofía de everardoherrera.com , está impregnada”.

Además de sus espacios deportivos, Herrera ha incursionado en otro tipo de proyectos.

“Desde muy joven entendí que el trabajo periodístico es muy duro. Uno tiene que tratar de hacer algo independiente. Me han gustado otras cosas: tuve la experiencia de tener un pequeño supermercado, he tenido sodas, negocio de eventos, fabricación de uniformes deportivos.

Estos han sido de los elementos que me han gustado probar. Creo que la vida es muy corta y hay que probarse. Lógicamente con sentido, analizar cuando hay oportunidad de hacer algo y hacerlo bien”, dijo.

En todos estos años dirigiendo sus negocios, Everardo le ha brindado oportunidades a varios destacados periodistas en los que vio talento.

“Como hacen los entrenadores que buscan talento, he tenido la oportunidad de encontrar talento y de compartir con gente muy buena. El talento de la persona está, lo que uno tiene que hacer es darle una oportunidad. He tenido la ocasión de trabajar con jóvenes como Yashin Quesada, Khristian Mora, Steveen Mora, Alex Masón, Leo Cordero, Harry Mcclean, Gustavo López, Pablo Aguabella, José Pablo Segura, Fabricio Santamaría, entre otros. Me encanta ver como la gente crece”, dice.

“A lo largo de la vida uno va logrando las cosas por su esfuerzo, por su lucha, por apoyo de las personas que uno quiere. Yo me considero un privilegiado porque he tenido la ocasión de tratar con excelentes profesionales, de contar con el apoyo de muchos de ellos: Arturo Cubillo, Hugo Araya, William Gómez, Rolando Ángulo, Pilar Cisneros, Victor Hugo Murillo, Luis Rojas, Gaetano Pandolfo, Danilo Arias Madrigal, Javier Rojas, José Luis Ortíz, Carlos González, Ignacio Santos, todos son grandes periodistas. La vida da muchas vueltas. A mí me tocó dar oportunidades, pero a mí también otros me las dieron”, dijo.

Everardo Herrera, es conocido como “una garganta llena de fútbol”, él reveló que su esposa, Marlenne Navarro lo bautizó con ese seudónimo en 1988.

“Mi esposa veía mi pasión, ella estaba cuando yo estudiaba todo lo relacionado con fútbol y con los encuentros. Un día se le ocurrió que debía decirme así y el primero que lo hizo en radio fue Gerber Vásquez, desde ese momento me conocen así”, dijo.

Herrera es un fanático de la aventura y del conocimiento. Esos gustos lo han llevado a conocer 50 países. A todos llegó con dos maletas: en una llevaba su ropa y en otra libros y apuntes sobre fútbol y cultura del lugar.

“Uno como comunicador no tiene que prepararse solo en el deporte y en el fútbol, también culturalmente, por eso le doy mucho valor a los maestros: yo tuve un profesor de Estudios Sociales, llamado Gerardo Morera Rojas, él me enseñaba el mundo y yo soñaba viendo mapas y leyendo libros. Después la vida me dio la oportunidad de ir a más de 50 países y nunca me olvidé de él”, dijo.

Su constante interés por aprender ha provocado que él esté a la vanguardia de la tecnología.

“Yo soy un amante de la comunicación y me gusta aprender. Me gustan las cámaras de foto, de televisión, los programas de edición de audio y video, me gustan los drones, entonces todo eso me agrada, esos ingredientes tecnológicos. Somos periodistas de nuestro tiempo, no podemos desconocer todo lo que está pasando. Tenemos que enseñarle a la gente a ser guías. ¿Cómo vamos a facilitar algo que no entendemos?, dijo.

 

¿Revisa personalmente sus redes sociales?

A veces saco ratos para ver redes sociales. Yo siento que hay una reacción que todos sabemos: en redes sociales hay mucha gente que detrás de un nombre que puede ser verdadero o falso que cree que puede decir lo que le dé la gana, ofendiendo e irrespetando. Yo siempre he manejado una norma en la vida: yo soy el mismo siempre, nunca voy a levantar un teléfono para ofender, no creo en enviar un papelito anónimo para mandar a decir algo, yo voy y te lo digo.

Las redes sociales son un video extensivo de su personalidad, cuando usted refleja cosas desagradables: intolerancia, violencia y agresión, está mostrando un rasgo personal de una persona incomprensiva, perturbada, sin espiritualidad firme. Yo no me hago mala sangre si alguien, por ejemplo, planea ofender por esas vías.

 

¿No le afectan las críticas?

Todos los que estamos en esta silla tenemos que aprender a vivir con las críticas y observaciones buenas o malas que nos hagan. Para algunos somos muy buenos; hay momentos especiales en los que se toman fotos con nosotros y hay otros que no nos quieren ni ver.

 

¿Cree que sus comentarios y análisis son buenos?

Yo siempre he tratado de que sean buenos, a lo largo de mi vida lo he tratado: en radios rurales, en segunda división, yendo en bus a todos lados, cuando fui a los mundiales de fútbol, cuando jalaba cables, cuando tuve técnicos a la par, cuando me han dado todo el equipo o cuando tengo que ir solo a hacerlo.

“Siempre hay que ser responsable, disciplinado. En estos trabajos uno también se equivoca: hay que aceptar que en un trabajo como el nuestro la posibilidad del error siempre es latente, tenés que tratar de disminuirlo al máximo. Te podés equivocar con apreciaciones contra alguien o incluso de acuerdo a tu lenguaje ofender, pero hay que tratar de hacerlo con la mayor responsabilidad para que el resultado sea el mejor”.

 

¿Cómo cree que lo percibe la audiencia?

Esos son cosas que uno pocas veces en la vida se pone a pensar. O sea: vos llegás, abrís el micrófono, das un criterio, hacés una observación, contás un chiste, etcétera... lo hacés, lo hacés con naturalidad, lo hacés bajo aquel terreno demarcado de responsabilidad, de estudiar, de chequear y además de creer que conocés a tu audiencia. Nadie va a conseguir la aprobación total, pero debés tratar de procurar que sea mayoría.

 

El 25 de julio cumple 55 años, ¿ha pensado en pensionarse?

No pienso en eso. La vida te enseña a vivir el hoy. En un segundo todo cambia. La vida es demasiado frágil.