Se cumplen 10 años del penoso episodio que protagonizó El Salvador ante Costa Rica en una UNCAF

Este jueves 31 de enero se cumplen 10 años exactos de uno de los episodios más lamentables de una Copa UNCAF. En aquel entonces, en 2009, la selección de El Salvador protagonizó un hecho histórico: sus futbolistas se hicieron los lesionados y no se pudo terminar el partido contra Costa Rica.

Con la expulsión de dos jugadores y la lesión de otros tres, El Salvador quedó con seis futbolistas en el campo y cayó 1-0 ante Costa Rica en la semifinal de la Copa de Naciones de la UNCAF. El único gol de la jornada lo anotó de cabeza Andy Furtado a los 19 minutos.

Recibieron tarjetas rojas los salvadoreños Alexander Escobar a los 14 minutos y Eliseo Quintanilla a los 25', quien había sido amonestado previamente. 

Las supuestas lesiones

Por lesiones salieron del campo los salvadoreños Denis Umanzor, a los 51 minutos, por golpes en su brazo izquierdo, y Rodolfo Zelaya por ser golpeado un minuto después en su pierna derecha. Otro compatriota de ellos, Salvador Coreas, también tuvo que abandonar la cancha por una lesión.

El partido fue suspendido a los 56 minutos, cuando el portero de El Salvador, Juan José Gómez, recibió un supuesto golpe en la cadera y no se pudo recuperar.

Castigo de FIFA

Tras el suceso, cuatro jugadores salvadoreños recibieron castigos por parte de UNCAF, así como también el doctor del combinado, José María “Mandingo” Rivas.

La Unión Centroamericana del Fútbol (UNCAF) también impuso a El Salvador una multa de 20.000 dólares.

Después del cotejo, tanto los futbolistas como el médico de la selección cuscatleca fueron entrevistados en Tegucigalpa (sede de aquel torneo) por el caso y luego citados a Guatemala, donde tiene su sede de la UNCAF.

La mayor incongruencia del caso fue que los tres jugadores "lesionados" participaron en el siguiente encuentro del torneo con la selección salvadoreña.