El Machillo espera un juego de "alto nivel" ante España

El seleccionador de Costa Rica, Óscar Ramírez, aseguró este viernes que el amistoso que los enfrentará el sábado a la selección española en Málaga, preparatorio para el Mundial de Rusia 2018, será un partido "de alto nivel" y en el que su equipo tendrá que "resolver lo que plantee España".

En la rueda de prensa previa al entrenamiento de los ticos en el estadio de La Rosaleda, Ramírez admitió que, "en general, cuesta mucho jugar contra selecciones europeas y se debe mantener una línea de juego y conservarla", y calificó a España como "una selección importante por su manera de ver el juego combinativo", que presiona mucho y con muchos jugadores que mueven bien el balón.

El técnico costarricense, de 52 años, dio pistas sobre el once que presentará en Málaga y afirmó que el equipo cuenta con una base, aunque "se le dará espacio a algún jugador".

"Creo que tenemos nivel, pero es importante ver en una situación de alto nivel al resto de los muchachos. Tenemos la tranquilidad de tener hasta tres o cuatro jugadores por puesto. Yo sé que podemos potenciarnos mucho más, y llegará el momento cuando se vaya acercando el campeonato", recalcó.

Sobre los cambios obligados en el puesto de guardameta, por la lesión del madridista Keylor Navas, dijo sentirse cómodo, ya que Costa Rica tiene "una portería bonita, con varios jugadores" para esa demarcación.

Ramírez precisó que hace unos días habló con Keylor Navas y añadió, en referencia a las noticias relativas a que podría abandonar la portería del Real Madrid, que esos rumores son algo "desmotivante" para el internacional costarricense.

"Es un representante nuestro que llega a la ciudad, que se enfrenta a las situaciones y que las sabe manejar. Desde pequeño tiene esa conducta; para él esto no es nuevo. Le agradecemos la forma en que ha encarado las situaciones", subrayó el seleccionador.

También elogió al madridista Isco Alarcón, al igual que hizo su jugador Celso Borges, del Deportivo de La Coruña, ya que consideró que es uno de los jugadores clave de la selección de Julen Lopetegui y tiene "condiciones tanto con balón como sin balón".

El combinado de Costa Rica, que se ha clasificado con brillantez para el Mundial de Rusia, llegó el pasado lunes a la capital de la Costa del Sol con veintitrés futbolistas convocados, que, tras entrenarse estos días en distintos campos de la ciudad, este viernes trabajó en el escenario del partido en una sesión vespertina.

Los jugadores ticos comenzaron el entrenamiento en La Rosaleda con diversos ejercicios de calentamiento y, posteriormente, introdujeron el balón para comenzar con la sesión técnica.

Costa Rica contó con la colaboración de cuatro futbolistas de un equipo local de Málaga para poder completar sus ejercicios en su último entrenamiento antes de medirse con España, tras lo que se trasladará a San Petersburgo (Rusia) para jugar otro amistoso ante la anfitriona del Mundial, el próximo martes.