Kolinda Grabar, la bella presidenta de Croacia que alienta a su selección en el Mundial

Kolinda Grabar-Kitarovic, presidenta de Croacia.

La bella presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic, viajó hasta Sochi en el mismo avión de los aficionados croatas para ver los cuartos de final del Mundial. La máxima mandataria croata está viviendo con mucha pasión el papel de su selección en Rusia. Y, en los cuartos de final ante el conjunto anfitrión, vio el partido en el palco junto al presidente de la FIFA Gianni Infantino y el primer ministro ruso Dmitri Medvédev. Kolinda no dudó en mostrar orgullosa sus colores y ver el partido con la zamarra a cuadros enfundada. Pero no es el primer partido que la presidenta croata ve en Rusia...

A su llegada a Sochi, ha sido recibida por el alcalde de la ciudad, Anatoli Pajómov, y el gobernador de la región rusa de Krasnodar, Veniamín Kondrátiev. "En primer lugar me gusta estar aquí como una hincha más. Porque cuando animo al equipo me gusta hacerlo de una manera que a veces puede ser un poco inapropiada en la zona vip. Pero esta noche me han permitido llevar los colores nacionales. La FIFA y los anfitriones me lo permitieron. Esto me hace feliz", dijo a RT nada más aterrizar. Aunque no podrá estar como a ella le gustaría. "Tendré que sentarme en mi silla y hacerlo como no suelo hacerlo. La última vez que vine aquí con un amigo, pagamos las entradas, nos encantó cada segundo. Fuimos a la zona de fans para ver el juego de Rusia y España y lo celebramos con los hinchas rusos y es por eso que nos encontramos en Sochi esta noche", añadió. En las gradas se sintió una rusa más y, tras eliminar la anfitriona a España, Kolinda felicitó en Twitter a Rusia. Sin embargo, en los cuartos fueron enemigos...

No es el único partido en el que Grabar-Kitarovic ha estado en las gradas. También vio en directo los octavos de final de su selección, Croacia, ante Dinamarca. Ahí el pase fue para la selección a cuadros y ella lo vivió como una aficionada más en las gradas del Nizhni Nóvgorod. Allí no dudó en bajar a felicitar a los jugadores que tantas alegrías están dando al pueblo croata que en el vestuario abrazó a cada uno de los componentes del equipo. Una presidenta apasionada que está viviendo el Mundial como una aficionada más. Y siempre con su camiseta a cuadros...