La increíble isla flotante frente a Costa de Marfil hecha con 700 mil piezas de desechos plásticos

Por semana la visitan alrededor de 100 personas 

Imagen

La basura de un hombre es el tesoro de otro, como dice el refrán, pero para el empresario informático francés Eric Becker, es más como una isla del tesoro, que cuenta con un hotel, dos piscinas y un bar de karaoke.

'L'île Flottante', o 'Isla flotante', del Sr. Becker, se balancea sobre la superficie de la laguna en Abidjan, el centro económico de la Costa de Marfil de África occidental, en una plataforma hecha de alrededor de 700,000 botellas y desechos de plástico.

La isla fue construida para fomentar un turismo más ecológico y móvil, tal que sea menos dañino para las costas y mares que las construcciones tradicionales y fijas de complejos turísticos, con la esperanza de inspirar proyectos similares en otros lugares. 

La isla en sí alberga dos bungalows con techo de paja, un restaurante, dos piscinas pequeñas, varios árboles y arbustos y una pasarela que se extiende desde el centro de la estructura flotante, que cubre 10,700 pies cuadrados (1,000 metros cuadrados).

One man's trash is another man's treasure, as the saying goes — but for French computer entrepreneur Eric Becker, it's more like a treasure island, pictured, one complete with a hotel, two swimming pools and a karaoke bar

Los visitantes del complejo son llevados a la isla en barco. La isla cobra a los visitantes 15,000 francos CFA (£ 19 / $ 25) por visita diaria, que incluye una comida y el viaje en ferry, o 60,000 francos CFA (£ 77 / $ 100) para pasar la noche.

La isla, que está amarrada en su lugar, solía ser la casa del señor Becker, antes de que la convirtiera en un hotel el año pasado. Como centro turístico, L'île Flottante atrae a alrededor de 100 clientes cada semana, incluidos locales curiosos y ecoturistas.

"Lo bueno de este concepto es que estamos tomando algo negativo, la contaminación de las botellas de plástico, y lo estamos convirtiendo en algo positivo", dijo Becker.

"Si todos pudiéramos hacer esto a escala individual".

Mr Becker's 'L’île Flottante' — or 'Floating Island' — resort bobs about the surface of the lagoon in Abidjan, the economic centre of West Africa's Ivory Coast, on a platform made of around 700,000 plastic bottles and debris

Becer originalmente había previsto construir un catamarán a partir de desechos desechados, pero pronto se decidió a hacer una isla flotante paradisíaca después de ver la laguna en Abidjan. Vendió casi todo lo que poseía para hacer realidad su sueño inusual.

Su primer paso en la construcción de la isla consistió en buscar la mayor cantidad de desechos flotantes en los que podía echar mano, incorporando 'botellas de plástico, trozos de poliestireno, incluso sandalias de playa' en la estructura. 

The island, which is moored in place, used to be Mr Becker's home, before he converted it into a hotel last year. As a resort, L’île Flottante attracts around 100 customers each week — including both curious locals and ecotourists

Las actividades del empresario le valieron el nombre de 'Bidon' entre los lugareños, una palabra que puede referirse a un bidón, un ejemplo de los tipos de desechos que el Sr. Becker construyó en su isla, pero también 'falso'.

"Compramos botellas en desuso a las personas, las buscamos en la laguna", dijo.

The island itself houses two thatched bungalows, a restaurant, two small pools, various trees and shrubs and a walkway which loops out from the centre of the floating structure, which covers 10,700 square feet (1,000 sqm)

"Después de un tiempo, aprendimos a seguir el viento y encontrar los lugares donde se acumula la basura flotante".

Aunque la isla se puede mover a diferentes lugares, su amarre actual tiene una tubería que lleva agua potable a través de la costa cercana. La electricidad es proporcionada por paneles solares y un generador de respaldo.  

La isla pesa alrededor de 200 toneladas en la actualidad, y es ideal para flotar en las aguas poco profundas de la laguna, donde está aislada de la naturaleza más agreste del océano. 

Becker ve el complejo L'île Flottante como un ejemplo inicial de los tipos de propósitos para los que se podrían utilizar estas islas basadas en desechos.

"La gente podría vivir [en islas flotantes] en lagunas libres de contaminación y vivir de la piscicultura", dijo.

  Mr Becker's first step in constructing the island involved foraging for as much floating waste as he could lay his hands on — incorporating 'plastic bottles, bits of polystyrene, even beach sandals' into the structure. Pictured, Mr Becker sorts through some of the plastic waste he has gathered from the coastlines around Abidjan

Becker desea enfatizar que si bien su resort es más ecológico que los hoteles convencionales, no es perfecto y aún conlleva un costo ambiental.

Uno de esos problemas se refiere a la hazaña que la ocupación de la isla está agregando al problema de contaminación en curso de la laguna. Al igual que la ciudad de Abidjan, las aguas residuales creadas en L'île Flottante se liberan actualmente en la laguna.

Sin embargo, Becker, según se informa, está probando tecnología que podría permitir que los desechos humanos sean reciclados en compost para las plantas en la isla. 

"Es un lugar muy atípico, no he visto nada igual en otros lugares", dijo Charles Moliere, de 28 años, que trabaja en Costa de Marfil y aprendió sobre el complejo flotante en una guía turística. 

"Creo que es una buena idea darle una segunda vida al plástico como este y hacer una especie de pequeño avance técnico".

'Me gusta mucho este lugar.'

"Son las cualidades ecológicas las que más me impresionan: en estos días, la gente habla cada vez más sobre el medio ambiente", agregó el ingeniero informático Hamed Kone, quien visitó el complejo después de leer sobre él en Internet.

Becker "ha transformado la basura de la ciudad en un lugar agradable", agregó, y concluyó que L'île Flottante era "una idea cuyo momento ha llegado". Espero que inspire a otras personas '.

The island was built to foster greener and more mobile tourism — such that is less harmful to coastlines and seas than tradition, fixed, resort constructions — with the hope of inspiring similar projects elsewhere

The entrepreneur's activities earnt him the name Mr 'Bidon' amongst the locals — a word which can refer to either a jerrycan, an example of the kinds of waste Mr Becker built into his island, bit also 'phoney'

Visitors to the resort are brought to the island by boat. The island charges visitors 15,000 CFA francs (£19/$25) per day visit — which includes a meal and the ferry trip — or 60,000 CFA francs (£77/$100) for an overnight stay

Mr Becker had originally envisaged building a catamaran from discarded waste — but soon settled on making a floating island paradise after he saw the lagoon in Abidjan. He sold nearly everything he owned to make his unusual dream a reality. Pictured, some of the plastic bottle waste that makes up the island's floating platform

Mr Becker sees the L’île Flottante resort as just as an initial example of the kinds of purposes these waste-based islands could be used for. Pictured, plastic waste littering a shoreline near Abidjan

Mr Becker's first step in constructing the island involved foraging for as much floating waste as he could lay his hands on — incorporating 'plastic bottles, bits of polystyrene, even beach sandals' into the structure. Pictured, Mr Becker and associates gather waste on a shoreline near the artificial island

Mr Becker's 'L’île Flottante' — or 'Floating Island' — resort bobs about the surface of the lagoon in Abidjan, the economic centre of West Africa's Ivory Coast, on a platform made of around 700,000 plastic bottles and debris

Fuente: Dailymail