Un fallo de WhatsApp ha permitido a los hackers acceder a los mensajes con un simple video

Imagen

Facebook descubrió una vulnerabilidad crítica en WhatsApp que permite a los hackers robar información personal​ de los usuarios almacenada en la app a través del envío de malware (software malicioso) camuflado como un video en formato MP4. 

La vulnerabilidad afecta tanto a dispositivos Android como iOS.

La empresa propietaria de la plataforma, Facebook, anunció que existe en versiones antiguas de la aplicación de mensajería una vulnerabilidad que puede ser utilizada por ciberdelincuentes para lanzar ataques DoS (denegación del servicio) o RCE (ejecución remota del código).

"Un desbordamiento de búfer ('stack-based buffer overflow') podría desencadenarse en WhatsApp enviando un archivo especialmente elaborado a un usuario de WhatsApp. Este asunto estuvo presente en el análisis de los metadatos elementales de un archivo MP4 y puede resultar en un ataque DoS o RCE", explicó el gigante tecnológico.

Cómo mantener el celular protegido

Lo mejor en estos casos es mantener siempre actualizada la aplicación, e instalar los parches de seguridad del sistema operativo.

Si bien el error ya fue arreglado con la actualización de WhatsApp del pasado 3 de octubre, sigue afectando a los dispositivos con software desactualizado.

De acuerdo con el comunicado emitido por Facebook, esta vulnerabilidad afecta tanto a dispositivos iOS como Android en versiones antiguas de la aplicación.

En concreto, están afectadas las versiones de Android anteriores a 2.19.274, las de iOS previas a 2.19.100, versiones de Enterprise Client anteriores a 2.25.3, las de Windows Phone anteriores e incluyendo 2.18.368, las de Business para Android previas a 2.19.104, y las de Business para iOS anteriores a 2.19.100.

Para ver qué versión se tiene instalada, hay que ir a Ajustes > Ayuda > Info de la aplicación.

De qué se trata la vulnerabilidad en WhatsApp

El ataque DoS se basa en la sobrecarga de los sistemas de las víctimas para que el dispositivo o la red de las mismas deje de estar disponible y pueda acceder así al robo de su información personal. Por su parte, el RCE es un ataque informático que consiste en que el hacker puede hacer que el dispositivo de la víctima pueda ejecutar el código de manera remota, mientras él se encarga de desarrollar su propia programación para conseguir tener un completo acceso al dispositivo de la víctima.

En este caso, para acceder a los datos de las víctimas, el hacker tiene que enviar un archivo MP4 a las mismas a través de la aplicación. Si estas lo abren, el ciberdelincuente aprovecha la vulnerabilidad de la aplicación denominada de desbordamiento de la pila de "búfer" para lanzar los ataque DoS o REC y robar la información almacenada en la app.

Esta vulnerabilidad se trata de un error de software que se produce cuando un programa no controla adecuadamente la cantidad de datos que se copian y almacenan en una memoria diseñada para ello. Si la cantidad de datos destinada a almacenar en la misma supera la capacidad que esta tiene, los bytes sobrantes se guardan en zonas de memoria adyacentes sobreescribiendo su contenido original que suele pertenecer a datos o códigos almacenados en memoria. Esto da lugar a una vulnerabilidad que puede ser explotada por un hacker para hacer un uso malintencionado de la misma.

Fuente: PortalTIC - Clarín