Médico afirma que toda adicción se origina en un trauma

Imagen 

El médico canadiense Gabor Mate presentó su estudio sobre el origen de la adicción, destacado en la BBC Mundo, que plantea un nuevo enfoque en el tratamiento de los adictos.

“Toda adicción está arraigada en un trauma”: esa es la premisa de un médico canadiense, sobre la que escribió toda una nueva manera de tratar esta condición y reproduce la BBC.

Para Gabor Mate, hasta ahora no se ha tratado la causa real de la enfermedad sino sólo sus síntomas. Y explica que la adicción satisface una necesidad humana esencial, que proviene de un trauma, de un estado de dolor emocional.

Por eso no hay que preguntarse “por qué la adicción”, sino “por qué el dolor”. A partir de allí el tratamiento se centra en un enfoque diferente a lo que se conoce hasta ahora.

“Cuando miras a poblaciones de adictos, lo que encuentras es que entre más adversidad durante la infancia, mayor el riesgo exponencial de adicción. La adicción está siempre arraigada en el trauma y en la adversidad infantil, lo que no significa que todas las personas traumatizadas se volverán adictas, pero sí significa que cada adicto estuvo traumatizado”, explica el médico.

“No estamos ayudando a la gente a trabajar para resolver sus traumas. El estudiante promedio de medicina (en Estados Unidos) no recibe ninguna clase sobre trauma emocional”, admite. “Seguimos preguntando ‘¿que está mal contigo?’, en lugar de preguntar ¿qué te ocurrió?'”.

Basándose en esta teoría, el especialista agrega que otro error frecuente es pensar en que la adicción es una elección, por lo que se debe castigar a quien busca este estilo de vida. Para el médico, nadie se despierta un día pensando “mi ambición es convertirme en adicto”, sino que llegan a la adicción como respuesta al dolor emocional.

Tampoco cree que la genética sea un factor importante en la adicción. La explicación a que la enfermedad se repita en varias personas de una misma familia, no tiene que ver con el organismo, sino con los problemas que presenta esa familia. “Si soy alcohólico y le grito a mis hijos y ellos crecen tranquilizándose con alcohol, ¿les heredé eso genéticamente? O ¿es una conducta que desarrollaron porque yo reproduje las mismas condiciones que cuando estaba creciendo?”, se pregunta.

Tomando estos factores en cuenta, Gabor Mate extiende la adicción mucho más allá de las sustancias o el alcohol: se puede ser adicto casi a cualquier cosa. “En mi opinión, la adicción se manifiesta en cualquier conducta que una persona encuentre temporalmente placentera o con la que sienta alivio, y por lo tanto siente ansiedad por ella, pero sufre consecuencias negativas como resultado de ésta y no puede renunciar, a pesar de esas consecuencias negativas”, explica.

“Esto puede incluir drogas, tabaco, sustancias alcohólicas de todo tipo. También puede estar vinculada al sexo, al juego, a las compras, al trabajo, poder político, juegos en internet… virtualmente cualquier actividad que pueda ser adictiva, dependiendo de tu relación a ella”, asegura. Y reconoce que él mismo tiene una adicción muy particular: la música clásica. Y llega a considerarse adicción cuando gastó US$8.000 en discos compactos en un solo día.

Fuente BBC Mundo