Los cigarrillos electrónicos son menos seguros que el tabaco, afirma estudio

Muy pocas personas dudan hoy día que el uso del cigarrillo electrónico afecta gravemente la salud del corazón y dos nuevas investigaciones que se presentarán en las Sesiones Científicas de la American Heart Association 2019 la semana próxima explican cómo.

Los dos trabajos independientes muestran que fumar cigarrillos electrónicos afecta negativamente los factores de riesgo de enfermedades cardíacas; es decir, los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa, y disminuye el flujo sanguíneo en el corazón, un efecto similar al que produce fumar cigarrillos.

Los datos no son nada irrelevantes debido a que existe actualmente una gran preocupación en cuanto a la elevada prevalencia en el consumo delos cigarrillos electrónicos y la percepción de que son una alternativa más saludable a los cigarrillos tradicionales.

Según Rose Marie Robertson, de la American Heart Association, «no hay datos de seguridad a largo plazo sobre los cigarrillos electrónicos. Sin embargo, si hay, y muchos, sobre la seguridad de otras terapias de reemplazo de nicotina».

La AHA recomienda a las personas que dejen de fumar con las terapias aprobadas por la FDA y comprobadas como seguras y eficaces. En España, recientemente se el Sistema Nacional de Salud (SNS) ha aprobado la financiación a partir del próximo 1 de enero de un fármaco para dejar de fumar, vareniclina con unos requisitos muy definidos.

AFECTA NIVELES DE COLESTEROL

Nuestro estudio muestra que el uso de cigarrillos electrónicos también está relacionado con diferencias en los niveles de colesterol.

Según Robertson, aquellas personas que eligen usar cigarrillos electrónicos mientras trabajan para dejar de fumar otros productos de tabaco deberían dejar de usarlos posteriormente, debido a la falta de información sobre seguridad a largo plazo y a un creciente conjunto de datos que describen los efectos fisiológicos de los componentes de estos dispositivos.

En uno de los trabajos que se presentarán la próxima semana, los investigadores compararon los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa en adultos no fumadores sanos, fumadores de cigarrillos electrónicos (e-cig), fumadores tradicionales de cigarrillos (t-cig) y fumadores duales que usan tanto cigarrillos tradicionales como electrónicos.

Los investigadores evaluaron a adultos sanos (de 21 a 45 años) sin enfermedad cardiovascular existente y que no tomaban medicamentos a diario en el Estudio de Lesiones Cardiovasculares por Uso de Tabaco (CITU). Los 476 participantes incluyeron 94 no fumadores; 45 fumadores de cigarrillos electrónicos; 52 fumadores de e-cig y t-cig; y 285 fumadores de cigarros. El análisis se ajustó por edad, raza, sexo y no fumadores, uso exclusivo de e-cig o t-cig, o uso combinado de e-cig y t-cig.

Entre los hallazgos del estudio destaca que las cifras de colesterol total fueron más bajas y el colesterol malo, LDL, fue más alto en los usuarios únicos de cigarrillos electrónicos en comparación con los no fumadores.

«Aunque los médicos de atención primaria y los pacientes pueden pensar que el uso de cigarrillos electrónicos es mejor para la salud del corazón, nuestro estudio muestra que el uso de cigarrillos electrónicos también está relacionado con diferencias en los niveles de colesterol. La mejor opción es usar métodos aprobados para ayudar a dejar de fumar, junto con asesoramiento conductual», señala la autora del estudio Sana Majid, de la Universidad de Boston (EE.UU.).

 

Los investigadores analizaron el flujo sanguíneo del corazón, una medida de la función vascular coronaria, de 19 fumadores adultos jóvenes (de 24 a 32 años) inmediatamente antes y después de fumar cigarrillos electrónicos o cigarrillos tradicionales. Examinaron la función vascular coronaria mediante una ecocardiografía de contraste miocárdico mientras los participantes estaban en reposo y después de realizar un ejercicio de agarre para simular el estrés fisiológico.

«En los fumadores de cigarrillos tradicionales, el flujo sanguíneo aumentó moderadamente después de la inhalación tradicional de cigarrillos y luego disminuyó con el estrés posterior. Sin embargo, en los usuarios de cigarrillos electrónicos, el flujo sanguíneo se redujo después de la inhalación en reposo», explica el autor del estudio, Florian Rader, del Centro Médico Cedars-Sinai-Los Ángeles (EE.UU.). «Estos resultados indican que el uso del cigarrillo electrónico está asociado con la disfunción vascular coronaria persistente en reposo, incluso en ausencia de estrés fisiológico», concluye.

La reducción del flujo sanguíneo puede provocar un derrame cerebral o un ataque cardíaco. Si un coágulo bloquea completamente una arteria que alimenta su corazón, puede sufrir un ataque cardíaco.

La autora principal, Sana Majid, dijo: 'Aunque los proveedores de atención primaria y los pacientes pueden pensar que el uso de cigarrillos electrónicos por parte de los fumadores de cigarrillos tiene sentido para la salud del corazón, nuestro estudio muestra que el uso de cigarrillos electrónicos también está relacionado con las diferencias en los niveles de colesterol.

"La mejor opción es utilizar métodos aprobados por la FDA para ayudar a dejar de fumar, junto con asesoramiento conductual".

Sin embargo, la investigación del equipo no analizó si los usuarios de vape habían fumado cigarrillos previamente.

Los altos niveles de colesterol, por lo tanto, pueden haber sido causados ​​por el daño causado por el consumo tradicional de tabaco anterior.

Un estudio separado, realizado por el Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles, encontró que vapear era peor para el flujo sanguíneo del corazón que los cigarrillos.

Los investigadores analizaron 19 jóvenes fumadores adultos, con edades comprendidas entre 24 y 32, inmediatamente antes y después de vapear o fumar un cigarrillo.

Examinaron la función del corazón usando un ultrasonido mientras los participantes descansaban y después de realizar un ejercicio de agarre para simular el estrés fisiológico.

En los fumadores que usan cigarrillos tradicionales, el flujo sanguíneo aumentó moderadamente después de la inhalación y luego disminuyó con el estrés posterior.

Sin embargo, en los fumadores que usaron cigarrillos electrónicos, el flujo sanguíneo disminuyó después de la inhalación en reposo y después del estrés del mango.

El autor principal, Florian Rader, director médico del Laboratorio de Fisiología Humana del Centro Médico Cedars-Sinai, dijo: "Estos resultados indican que el uso del cigarrillo electrónico está asociado con la disfunción vascular coronaria persistente en reposo, incluso en ausencia de estrés fisiológico".

 

Ambos estudios se presentan en la conferencia de la Sesión Científica de la American Heart Association (AHA) en Filadelfia esta semana.

Rose Marie Robertson, subdirectora científica y médica de la AHA, dijo: "No hay datos de seguridad a largo plazo sobre los cigarrillos electrónicos".

"Sin embargo, hay décadas de datos para la seguridad de otras terapias de reemplazo de nicotina".

La AHA recomienda a las personas que dejen de fumar usando parches, inhaladores y chicles que "están aprobados por la FDA y han demostrado ser seguros y efectivos".

Se produce después de que 40 estadounidenses hayan sido asesinados por misteriosas enfermedades pulmonares relacionadas con el vapeo en 24 estados de EE. UU.