Causas de la migraña y cómo tratarla

Imagen

Hay quienes, equivocadamente, suelen llamar ‘migraña’ a un dolor de cabeza común o para referirse a otros tipos de cefaleas, que son trastornos del sistema nervioso que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se caracterizan por ser dolores incapacitantes debido a su intensidad, de moderada a intensa.

Según la Clínica Mayo, ‘la migraña puede causar un dolor pulsátil intenso o una sensación de latido en la cabeza, generalmente de un solo lado’. Esta puede estar acompañada de otros síntomas como náuseas, sensibilidad a la luz y al sonido, vómitos y rigidez en el cuello, entre otros. Henry Stokes, neurólogo, agrega que la hay de dos tipos: con aura y sin aura.

Tipos de migraña

1. Migraña con aura

Según Stokes, el término ‘aura’ hace referencia al aviso de este trastorno, es decir, ‘las molestias iniciales, previas al fuerte dolor de cabeza’. Estas pueden ser visiones borrosas, sensaciones extrañas en el cuerpo y el inicio el dolor.

2. Migraña sin aura

Sin embargo, la migraña no se manifiesta con síntomas previos en todos los pacientes. En estos casos, se habla de migraña sin aura. ‘Esta afecta la mitad de la cara con un dolor pulsátil, pero no se manifiesta con síntomas de tipo visual’, explica Stokes.

¿Por qué nos da migraña?

El mayor factor de riesgo, dice Stokes, es que existan antecedentes familiares, es decir que, si tiene parientes que la padecen, usted podría estar propenso a padecerla también. Al ser un trastorno genético, esta no tiene cura y debe tratarse con especialistas. Quienes atienden este padecimiento son los médicos neurólogos y es importante que sea diagnosticado, ya que los síntomas podrían confundirse con otro tipo de cefalea y, según los resultados de las evaluaciones, se buscará identificar la causa, tratarla y prevenirla.

Asimismo, la migraña es más común en mujeres que en hombres debido a los constantes cambios hormonales por el período menstrual, lo cual da lugar a que las arterias se constriñan, causando el intenso dolor. Por lo tanto, aunque se pueda desarrollar a partir de cualquier edad, es más frecuente que se dé en mujeres arriba de la adolescencia, explica Stokes.

Etapas y síntomas

De acuerdo con la Clínica Mayo, la migraña puede iniciar en la infancia, en la adolescencia o en la edad adulta, y tiene cuatro etapas, pero no todas las personas pasan por cada una:

1. Pródromo

Antes de que inicie el fuerte dolor de cabeza, se presentan síntomas y cambios sutiles que avisan de una posible migraña. Entre ellos, notamos estreñimiento, antojos de comida, cambios en el estado de ánimo, rigidez en el cuello (a causa de tensiones o preocupaciones), aumento en la sed y bostezos frecuentes.

2. Aura

De igual forma, pueden ocurrir síntomas visuales como puntos brillantes, destellos de luz y pérdida de visión. En una parte del cuerpo, se presentan sensaciones de hormigueo y, en otros casos también hay dificultad para hablar y movimientos incontrolables. Estos pueden darse antes y durante el ataque de migraña.

3. Ataque

Si no se trata la migraña, esta puede durar de cuatro a 72 horas y su frecuencia varía en cada persona. El dolor de cabeza que se presenta es palpitante, se da la fotofobia (sensibilidad a la luz), sensibilidad al olfato, al tacto, náuseas y vómitos.

4. Postdromo

Finalmente, luego del ataque la persona se siente agotada y debe evitar movimientos repentinos, pues estos podrían causarle dolores de cabeza.

Cómo tratarla

Cabe recordar que cada organismo es distinto y, por ende, cada caso de migraña es diferente. Para determinar el tratamiento, el paciente debe estar consciente de los síntomas que ha tenido, qué ha sucedido durante sus días, si ha pasado por situaciones de estrés, si ha tenido preocupaciones muy fuertes o si la migraña aparece cuando consume ciertos alimentos. ‘Hay casos específicos en los que los pacientes sienten migraña a partir de ciertos olores, dieta rica en carbohidratos, tensiones y otros factores que funcionan como precipitantes’, explica Stokes.

Entonces, si la migraña se vuelve recurrente, lo recomendable es que el paciente escriba un diario con los factores que podrían ser precipitantes, para que, de esta manera, el médico decida a qué tipo de evaluaciones se debe someter (resonancia magnética, tomografías) y qué tratamiento deberá recibir, tanto para tratar el dolor como para prevenir que se desarrolle la migraña.