AL PIE DEL DEPORTE 18 DE SEPTIEMBRE 2019

Para escuchar transmisión dar click en el parlante ubicado en la parte inferior derecha del video.

La ciencia logra revertir el envejecimiento en seres humanos por primera vez

Imagen

Un estudio realizado por investigadores estadounidenses revirtió la edad biológica de nueve personas por primera vez en la historia.

La revista Nature informó que en la investigación publicada por Aging Cell, nueve voluntarios masculinos que se encontraban en plenitud de condiciones y con una edad que va de los 71 a los 61 años participaron.

El estudio consistía en tomar tres medicamentos una hormona de crecimiento que se inyectaba a las personas (esta promueve el desarrollo de la diabetes), deshidroepiandrosterona (DHEA) y la metformina, estos dos últimos medicamentos se usan para combatir la diabetes.

El objetivo principal era comprobar si al utilizar de forma segura la hormona en los humanos para restaurar el tejido en la glándula del timo, la cual es fundamental para el sistema inmunológico y que comienza a encogerse después de la pubertad y que con el paso de los años la grasa la obstruye.

En investigaciones previas con animales ya se había comprobado la eficacia, pero en humanos no se habían ello estudios porque se podía promover la diabetes.

El nombre del estudio es Thymus Regeneration, Immunorestoration and Insulin Mitigation (TRIIM) y fue liderado por el inmunológico y director científico y confundido de Intervene Immune en Los Angelea, Gregory Fahy, además fue aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos en 2015.

Un año después de que hicieran con las investigaciones los resultados obtenidos por medio de resonancias magnéticas, mostraron que siete de los participantes experimentaros una regeneración de la glándula del timo. De igual forma, durante todo el período se les realizaron muestras de sangre y en ellas se mostraron que el recuento de células sanguíneas se rejuveneció en cada uno de ellos.

Fahy decidió verificar el efecto de las drogas en los relojes epigenéticos de los participantes, por lo que buscó al genetiste Steve Horvath para que hiciera las mediciones. Las mediciones de Horvath en la edad biológica de los voluntarios dio que era inferir a la real con un diferencial de 2,5 años.

Steve Horvath declaró, "Esperaba ver una desaceleraciones del reloj, pero no una reversión".

Además, tras seis meses de haber terminado el estudio, seis de los voluntarios se sometieron a muestras, manteniendo los mismos resultados por lo que se determinó que los efectos fueron duraderos.

Los investigadores dejaron claro que aún faltan más estudios al respecto y que el experimento se debe efectuar con más personas y con controles más estrictos, eso sí manteniendo la esperanza que los resultados se mantengan.

"Debido a que pudimos seguir los cambios dentro de cada individuo, y como el efecto fue muy fuerte en cada uno ellos, soy optimista", puntualizó Steve Horvath.