Expertos cuentan cómo el Amazonas se convirtió en un lugar inflamable

HAY POCA INFORMACIÓN SOBRE LOS INCENDIOS
PRESIDENTE DE BRASIL TIENE NEFASTAS POLÍTICAS AMBIENTALES
LA DEFORESTACIÓN Y BE L CAMBIO CLIMÁTICO, DOS GRANDES ENEMIGOS
GRANDES ESTRELLAS DEL DEPORTE SE UNEN PIDIENDO HACER ALGO

Imagen

¿Cómo puede la selva amazónica, uno de los lugares más húmedos del mundo, ser escenario de miles de incendios cada año?

Solo en Brasil, que alberga el 60% del llamado "pulmón del planeta", el número de incendios forestales creció en un 84% en solo un año hasta alcanzar los 74.155 entre enero y agosto de 2019. Y de estos, más de la mitad se dieron en la Amazonía.

En la selva tropical más grande del mundo, la humedad es tan alta que, en ciertas áreas, sus bosques son capaces de crear su propia temporada de lluvias con el vapor de agua que transpiran sus hojas.

¿Por qué entonces hay varios focos de fuego ardiendo sin control desde hace hace más de dos semanas?

Poca información

A diferencia de los incendios forestales que se desatan cada verano en Europa, los del territorio amazónico han sido muy poco estudiados.

Aún así, las pocas investigaciones que se han hecho sobre este tema apuntan a que esta selva, que se reparten nueve países sudamericanos, se ha vuelto más inflamable en las últimas décadas.

A diferencia de los bosques europeos, la Amazonía goza de una barrera natural contra el fuego.

Primero, porque el dosel que forman las copas de los árboles permite atrapar la humedad en la parte inferior, conocida como sotobosque. Este alto nivel de humedad dificulta que las llamas prendan o se extiendan.

Y, segundo, porque las posibilidades de incendios naturales en esta región son muy escasas, como le explicó desde Brasil a BBC Mundo Jos Barlow, profesor de Ciencias de la Conservación de la Universidad de Lancaster.

"Hay pocas evidencias de incendios forestales naturales en la Amazonía porque eso requeriría que hubiera rayos secos, es decir, sin lluvia".

"Esto es frecuente en algunas partes del mundo, pero no en el Amazonas".

Por lo tanto, la gran mayoría de incendios que se dan en esta región poco poblada son iniciados por los seres humanos, como ya señalaban los expertos que comenzaron a registrar los primeros focos en los años 80. "Resaltaron los vínculos con la ganadería y la tala, porque la ganadería involucra la quema de árboles y la tala hace que el bosque sea más inflamable", afirmó Barlow.

Gráfico

 

"Pero, en los últimos años, hay una serie de causas más complicadas que están haciendo que los incendios sean tan prevalentes hoy en día", añadió.

Una de ellas es que, una vez que un bosque ha sido víctima de las llamas, tiende a ser más susceptible de que esto se repita.

"Donde arde un bosque y la mortalidad de los árboles es alta, digamos que el 40% o 50% de los árboles mueren, estos se caen y dejan el techo más despejado. Esto hace que el sotobosque sea más seco y además añade combustible en forma de hojas y ramas, haciendo más probable que arda otra vez".

El efecto del cambio climático

Otro elemento que ha vuelto la selva más vulnerable a las llamas es el cambio climático, como explicó Barlow: "Tan solo las subidas de la temperatura, que ya se están dando en la Amazonía, hacen que la selva sea más inflamable".

La selva amazónica es tan grande, que las temporadas de lluvia varían de una zona a otra, como explicó el catedrático.

En el sur, el área afectada por los incendios actuales, hoy es temporada seca. Y, si bien como dijo la Nasa en su página web, "no es inusual ver incendios en Brasil en esta época del año debido a las altas temperaturas y la baja humedad", los fuegos actuales preocupan a expertos como Barlow.

Mapa partículas en suspensión

"Lo que inquieta ahora de estos incendios es que están pasando en la parte sur de la selva amazónica, donde es temporada seca. No sabemos qué tan malos serán cuando la temporada seca llegue a la parte central, que sucederá en octubre o noviembre".

 

Otra consecuencia de tantas variaciones y anomalías climáticas es que ahora la temporada seca, la de mayor riesgo de incendios, dura más con cada década que pasa.

Las esperanzas de que esto se revierta son pocas: según el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), en 2100, las temporadas secas en la Amazonía se alargarán entre tres y 10 días.

Tala y deforestación

La tala y la deforestación, autorizadas o no, también han contribuido a que la selva se vuelva más inflamable.

"Se sabe que la deforestación reduce la lluvia a nivel local, así que hace que el bosque se vuelva más seco. También aumenta los bordes del bosque y se sabe que estos son áreas más secas y, por tanto, más inflamables", explicó Barlow.

"Además, gran parte de la selva está siendo talada, lo que deja huecos en el dosel que forman las copas de los árboles. Esto hace que el sotobosque se vuelva más seco y tenga más posibilidades de arder y también añade mucho combustible a la atmósfera porque te deja ramas y hojas de la misma tala, que en caso de prenderse producen más calor".

 

Las nefastas políticas ambientales del presidente Bolsonaro

Jair Bolsonaro

El presidente de Brasil, a quien le han llovido las críticas tras los incendios en la Amazonía, es un escéptico del cambio climático y señala que hay una “psicosis ambiental”. En sus ocho meses de gestión, se ha enfocado en defender la agroindustria.

El 60% de la selva amazónica, el considerado pulmón del mundo, está en Brasil. Pero su presidente, Jair Bolsonaro, no es precisamente un defensor del medio ambiente.

Desde sus años como diputado y durante la campaña electoral se mostró como un escéptico del calentamiento global y dejó clara su intención de cambiar la política dedicada a preservar las áreas protegidas. 

Desde que llegó al poder, el pasado enero, el ultraderechista señala que hay una “psicosis ambiental” que solo restringe el negocio agropecuario. Estas son algunas de sus acciones en estos ocho meses de gestión:

1. Un gabinete orientado a la agroindustria

Bolsonaro hizo nombramientos claves en su gabinete. El Ministerio de Agricultura pasó a estar a cargo de Tereza Cristina, quien en el Congreso formaba parte de la poderosa bancada del lobby agroindustrial.

Igualmente, designó a Ricardo Salles como ministro del Medio Ambiente, quien tuvo a su cargo esta cartera en el estado de Sao Paulo entre el 2016 y 2018. En esos años señaló que la agroindustria en Brasil estaba “bajo amenaza” y modificó un plan de protección ambiental en favor de la industria minera.

Otro nombramiento polémico fue el de Ernesto Araújo, el actual canciller, quien ha señalado que el cambio climático es “un dogma usado por la izquierda”.

2. La deforestación y el incentivo a los incendios

A propósito de los incendios forestales en la Amazonía, que han desatado estos días la alarma mundial, Bolsonaro ha negado que sus políticas sean causantes de esta crisis. Sin embargo, las cifras del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil, los más de 75 mil focos de incendios representan un 84% más que en el mismo período del 2018, y Bolsonaro tiene ya ocho meses en el cargo.

 

Incluso el propio Ministerio Público del país anunció ayer que iniciará una investigación para determinar si la menor fiscalización y el retiro de apoyo a organizaciones ambientales por parte del Gobierno favorecieron la deforestación y la propagación de los incendios.

“Los agricultores y los ganaderos entienden el mensaje del presidente como una licencia para provocar incendios intencionados con total impunidad, con el fin de expandir fuertemente sus operaciones en la selva”, señaló la organización brasileña Amazon Watch, al referirse a la polémica de los incendios provocados para obtener más tierras de cultivo.

3. Las reservas de las tierras indígenas

Durante la campaña presidencial del año pasado, Bolsonaro también dijo que “ningún centímetro” más de la tierra en Brasil sería demarcado para reservas indígenas, para dar prioridad al desarrollo de terreno agrícola. Para ello, transfirió la responsabilidad de delinear los territorios indígenas al Ministerio de Agricultura.

4. Con un pie afuera del acuerdo climático

También en la campaña, Bolsonaro dijo que seguiría los pasos de Donald Trump en Estados Unidos y que abandonaría el Acuerdo de París sobre el cambio climático. Sin embargo, al llegar al Gobierno dio marcha atrás, pero ya advirtió que continuará “mientras se respete la soberanía de Brasil en el Amazonas”.

Macron y Bolsonaro chocan

El presidente francés acusa a Bolsonaro de "mentir" sobre sus compromisos medioambientales y anuncia que, en esas condiciones, Francia se opone al acuerdo comercial entre la UE y Mercosur. Irlanda también ha anunciado su rechazo al acuerdo.

El Amazonas arde y Twitter también. Los presidentes de Francia Emmanuel Macron y de Brasil Jair Bolsonaro, chocaron el jueves en esta red social por los incendios en el Amazonas. El presidente francés dijo que quiere hablar de esta "crisis internacional" en la cumbre del G7, mientras que Bolsonaro le acusó de tener "una mentalidad colonial".

El Palacio del Elíseo respondió y acusó a Bolsonaro de "mentir" sobre sus compromisos sobre el clima. París anunció que, en esas condiciones, Francia se opondrá al acuerdo comercial entre la Unión Europea y Mercosur.

El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, también advertía este viernes de que "de ningún modo Irlanda votará a favor del acuerdo de libre comercio UE-Mercosur si Brasil no cumple sus compromisos medioambientales".

El choque entre Macron y Bolsonaro comenzó el jueves con un tuit de Macron. "Nuestra casa arde. Literalmente. El Amazonas, el pulmón de nuestro planeta que produce el veinte por ciento de nuestro oxígeno, está en llamas. Es una crisis internacional. Miembros del G7, cita en dos días para hablar de esta urgencia", escribió el jueves en Twitter Macron, utilizando el hashtag #ActForTheAmazon (Actúa por el Amazonas) y acompañado el texto de una fotografía de esta selva tropical en llamas.

El presidente francés es el anfitrión este fin de semana de la cumbre del G7, que reunirá del 24 al 26 de agosto a los líderes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido en la ciudad de Biarritz, suroeste del país.

A Bolsonaro el tuit de Macron le sentó a cuerno quemado porque Brasil no forma parte del G7. El presidente brasileño respondió a Macron en Twitter: "Lamento que el presidente Macron busque instrumentalizar una cuestión interna de Brasil y de otros países amazónicos para obtener beneficios políticos personales", dijo el líder ultraderechista brasileño.

"El tono sensacionalista con el que se refiere a la Amazonia (usando hasta fotos falsas) no contribuye en nada en la solución del problema", opinó Bolsonaro, quien aseguró que su gobierno está "abierto al diálogo" sobre esa cuestión, pero siempre que sea sobre la base de "hechos objetivos y con respeto mutuo".

"La sugerencia del presidente francés, de que asuntos amazónicos sean discutidos en el G7 sin la participación de los países de la región, evoca una mentalidad colonial que ya no tiene lugar en el siglo XXI", se quejó el mandatario brasileño en Twitter.

Las grandes estrellas que que luchar por la Amazonía

Cristiano Ronaldo se preparar para su segundo año con la Juventus. (Foto: AFP)

Varias figuras del deporte mundial como Cristiano Ronaldo y Luis Suárez se han sumado a la lucha por la Amazonía, la selva tropical más grande del mundo y un baluarte contra el cambio climático, al menos vía redes sociales. Durante los últimos días, un incendio incontrolable se abre paso a través de la selva de Brasil.

La indignación global se ha desgarrado a través de las redes sociales, con “#PrayforAmazonas” como el “hashtag” más importante del mundo en Twitter.

Al respecto, Suárez se sumó a la campaña y pidió unión para resguardar el medio ambiente, a raíz de los incendios que vienen afectando a esa zona de Sudamérica. El delantero uruguayo escribió: "#PrayForAmazonas y mucha fuerza a nuestro pulmón del mundo. Luchemos entre todos para cuidarlo".

Para acompañar su texto publicó una foto de la zona afectada por el fuego, que fue tomada por el fotógrafo de Reuters Nacho Doce en 2015 y muestra la deforestación en el bosque de Bom Futuro en Porto Velho, estado de Rondonia.

En la misma línea, Cristiano Ronaldo se pronunció en la misma red social, destacando la importancia que tiene la Amazonía para el mundo: “Produce más de 20% de oxígeno para el mundo”.

A su vez, el argentino Paulo Dybala compartió el diseño de unos pulmones con el fondo de la selva en llamas. "El Amazonas es la foresta de todo el mundo y se está quemando nuestro futuro, el Amazonas no merece todo esto, la tierra no merece todo esto", aseguró.

El tenista serbio Novak Djokovic también hizo lo mismo en Twitter, mostrándose desgarrado.