Hipertensión arterial: primera causa de morbimortalidad mundial

La imagen puede contener: 1 persona

La hipertensión (HTA), también conocida como tensión arterial alta o elevada, es un trastorno en el que los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta (fuerza que ejerce el riego sanguíneo contra sus paredes), lo que puede dañarlos. Cuanto más alta es la tensión más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear la sangre.

En la mayoría de los casos la HTA es de origen desconocido: se denomina hipertensión idiopática o esencial y se ceba en personas con sobrepeso, obesidad o diabetes.

La tensión arterial en adultos es de 120 mm Hg cuando el corazón late con normalidad (tensión sistólica o contracción del músculo cardíaco) y de 80 mm Hg cuando el corazón se relaja (tensión diastólica). Cuando la tensión sistólica es igual o superior a 140 mm Hg y/o la tensión diastólica es igual o superior a 90 mm Hg, la tensión arterial se considera alta o elevada.

Tanto el diagnóstico, la modificación de hábitos de vida insanos y el tratamiento generalizado de las personas afectadas con medicamentos de bajo costo (diuréticos, beta-bloqueantes, inhibidores ECA, bloqueadores del canal del Calcio) han favorecido, en muchos de los países con arenta per cápita, la reducción significativa de la proporción de personas que muestran una tensión arterial elevada, así como de la tensión arterial media en toda la población; lo que ha contribuido, a su vez, a reducir la mortalidad por enfermedades del corazón.

La mayoría de las personas con hipertensión no muestran síntomas que evidencien la enfermedad; pero, en ocasiones, la HTA causa dolor de cabeza, dificultad respiratoria, vértigos, dolor torácico, palpitaciones del corazón y hemorragias nasales.

Los cambios en el estilo de vida personal pueden disminuir o eliminar la necesidad de tomar medicamentos para controlar la presión arterial:

  • Siga una dieta saludable, con el foco puesto en las frutas y vegetales, y, sobre todo, reduce el sodio -sal- en la dieta.

  • Mantén un peso saludable.

  • Haz ejercicio. Realiza 30 minutos de actividad moderada la mayoría de los días de la semana. Está bien dividir la actividad en tres sesiones de 10 minutos por día.

  • Limita la cantidad de alcohol que bebes.

  • No fumes.

  • Controla el estrés.