Princesa noruega se enamora un chamán que promete rejuvenecimiento

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo

La princesa Marta Luisa de Noruega y su nuevo novio, el chamán estadounidense Durek Verret, se reunieron hoy por primera vez en ese país nórdico, un día después de revelar su relación y antes de iniciar una polémica gira de conferencias.

Marta Luisa y Verret, guía espiritual de famosos como la actriz Gwyneth Paltrow, habían anunciado ayer en las redes sociales su noviazgo entre promesas mutuas de amor eterno.

"Ha cambiado mi vida como lo ha hecho con tantos otros. Me ha hecho creer que existe el amor incondicional", escribió la princesa sobre su "alma gemela", quien le agradeció que lo acepte en la "multidimensionalidad" de su ser.

Verret, que aterrizó en el aeropuerto de Oslo acompañado por dos sobrinas, expresó a medios locales su "emoción" por visitar por primera vez Noruega, país de origen de su madre, aunque no quiso revelar si conocerá por fin a los reyes.

"Cuando la gente no entiende algo es normal que critique. La gente critica cuando tiene miedo y no entiende cosas sencillas. El miedo desaparece cuando se adquiere más conocimiento", dijo Verret sobre las reacciones negativas a su relación con la princesa.

Marta Luisa, de 47 años y tres mayor que el chamán, lo esperaba en el aparcamiento del aeropuerto, pero rechazó hacer declaraciones aludiendo varias veces a que no se trataba de una rueda de prensa.

"A quienes sentís la necesidad de criticar: deteneos. No vais a decidir por mí o juzgarme. No elijo a mi hombre para satisfaceros a vosotros, a las normas o las cajas que habéis elegido en vuestras mentes para mí", escribió ayer la princesa en Instagram.