AL PIE DEL DEPORTE 22 DE AGOSTO 2019

Para escuchar transmisión dar click en el parlante ubicado en la parte inferior derecha del video.

Historiadores dan su descripción de la imagen de Jesús

A la largo de la historia se ha sedimentado la imagen de Jesús como un hombre de piel blanca, barbudo, cabello largo castaño y ojos azules. Pero un grupo de historiadores lo describen muy diferente a cómo se le conoce por lo general.

Para la gran mayoría de los 2.000 millones de cristianos a nivel mundial, la recreación de Jesús es diferente al que señalan diversos expertos, ellos toman como semejanza los judíos de la época de Jesús, para ellos el Hijo de Dios era probablemente bajito, moreno, cabello corto marrón oscuro o negro y ojos castaños.

El conocer con exactitud cómo era Jesús es complicado, ya que en el nuevo testamento, parte de la biblia que narra la vida de Jesús no hace ninguna descripción sobre su aspecto.

La autora del libro ¿Cómo lucía Jesús?, la historiadora neozelandesa Joan E. Taylor y profesora de Teología y Estudios Religiosos del King’s College de Londres, menciona, “Los evangelios no lo describen físicamente, no dicen si era alto o bajo, guapo o fuerte. Lo único que dicen es su edad aproximada, unos 30 años”.

Por su parte, el también historiador, profesor del Instituto de Historia de la Universidad Federal de Río de Janeiro y escritor del libro “Jesús Histórico. Una brevísima introducción”, André Leonardo Chevitarese menciona, “Esta ausencia de datos es muy significativa. Parece indicar que los primeros seguidores de Jesús no se preocupaban oír tal información, que para ellos era más importante registrar las ideas que decir cómo era físicamente”.

En el 2001 la ‘BBC’ acudió donde el forense en reconstrucción facial británico, Richard Neave, para que les recreara una imagen cercana a la realidad. Su trabajo se dio gracias a tres cráneos del siglo I de la región donde Jesús vivió, Neave junto a su equipo recrearon el rostro en 3D un rostro que perfectamente pudo ser Jesús.

Para Taylor, Jesús tiene una fisonomía parecida a los judíos iraquíes de hoy en día,  así lo afirmó, “Los judíos de la época eran biológicamente similares a los judíos iraquíes de hoy en día, así que creo que (Jesús) tenía cabello marrón oscuro a negro, ojos castaños, piel morena, un hombre típico de Oriente Medio”. Y es que los esqueletos de judíos de esa época tenían una altura media de 1,60 m y la mayoría de hombres pesaba poco más de 50 kilos.

Pero no solo Taylor y André Leonardo Chevitarese pensaban que Jesús era moreno, el brasileño Cíceros Moraes, especiales en reconstrucción facial forense, realizó una simulación para la BBC Brasil y comentó, “(Jesús) ciertamente era moreno y, considerando la tez de personas de aquella región y, principalmente, analizando la fisonomía de hombres del desierto, gente que vive bajo el sol intenso”.

Para los católicos de Oriente, la imagen de Jesús debe tener una serie de reglas para que les transmita la palabra. La iglesia occidental no seguía las normas, por lo que los artistas crearon su modo de ver a Jesús.

Para el sociólogo Ribeiro Neta, "El problema de la representación fiel al personaje histórico es una cuestión de nuestro tiempo, cuando la reflexión crítica mostró las formas de dominación cultural en la representaciones artísticas”, sentenciando, "En ese sentido, el problema no es tener un Cristo rubio de ojos azules. El problema es que se piense que la divinidad debe presentarse con facciones europeas porque éstas representan a aquellos que están arriba en la 'escala social’.

En conclusión, para los expertos la idea que tiene gran parte de la población católica en referencia a la imagen de Jesús no es la correcta, ya que para ellos pesan muchos factores para creer en la imagen de un hombre con pelo corto, con barba y moreno.