Atención se explica la formula que mejora la educación en Portugal

Portugal esta viviendo su mejor época en la educación desde que el bioquímico, Tiago Brandão Rodrigues tomara el cargo de Ministerio de Educación. Sus ideas de dar autonomías a los centros educativos, la innovación pedagógica, libros de texto gratuitos y una formación más profunda en los educadores han provocado un gran saltó en la educación portuguesa, para una entrevista con el medio español 'El País'.

Para Brandão Rodrigues, una de las razones por las cuales Portugal a dado el salto se debe a la inversión del 5,1% del PIB en educación, porcentaje que supera al que invierte media Unión Europea con un 4,7%, “La espina dorsal del sistema educativo tiene 30 años. Hay un consenso político y social sobre la necesidad de que aumente su calidad para que haya igualdad de oportunidades y sirva de palanca del crecimiento económico y de la democratización cultural”.

Además, resalta que gracias a las iniciativas que se han desarrollado para darle una mejor educación a los niños, desde sistemas gratuitos de preescolar hasta dos horas gratuitas y voluntarias de extraescolares, como el aprender un instrumento, idioma o club de ciencia.

Con respecto al desarrollo de las clases, en muchos países como en Costa Rica a los profesores se les da un programa y ellos deben desglosarlo en tres trimestres, los portugueses le dan la libertada de realizar el 25% del programa educativo como ellos crean mejor, así lo explica Tiago Brandão, “Dentro del currículum nacional dejamos que las escuelas trabajen un 25% del programa con su propia estrategia. Suelen fusionar asignaturas —Historia y Geografía, o Matemáticas y Física—, trabajan experimentalmente o diseñan proyectos anuales. Estuve en una clase donde los profesores de Biología, Química y Filosofía iban rotando por pequeños grupos para abordar de forma integral el asunto de las drogas y el dopaje. No hay que ser impositivo, las escuelas ven que se confía en ellas y han respondido muy bien”.

El hecho de que se les otorgue cierta libertados, no significa que no estarán en control, para eso envían a universidades e inspectores durante una semana para que emitan un informe, el cual no se utiliza para clasificar, sino para ayudar a mejorar en las fallas y que el proyecto pedagógico funcione de la mejor.

Los lusitanos han lograda bajar enormemente los números de abandono en los centros educativos desde el 2000 de un 44% al 12,6%, pero aún están por encima de media europea por un 2%, sin embargo, no se deja llevar por la desesperación y confía en conseguirlo con un buen trabajo, “Cuanto más te aproximas al final es más difícil bajarlo, hay que hacer un trabajo refinado para trabajar con cada estudiante”.

Portugal en los últimos años tenia un gasto anual de €140 millones en 79 centros educativos públicas y privados, que según indica la ley la ayuda va a las escuelas públicas que no cumplen su función. Por dicha razón, Tiago Brandão decidió retirarle la ayuda a 34 centros educativos que no la necesitaban y para el próximo inicio de curso lectivo se ayudaran a 49 centros con un gasto de €45 millones. “En Santa María de Feira, a 30 kilómetros de Oporto, había un centro privado que recibía casi seis millones de euros y al lado cuatro escuelas públicas casi desiertas. No tenemos un afán excluyente, solo cumplimos con la ley”, comentó Brandão Rodrigues. 

El Ministerio de Educación invierte una gran suma del gasto anual en la etapa preescolar, esto se debe que entre los tres y seis años el conocimiento y el acceso a los valores colectivos, la ciudadanía o la enseñanza inclusiva se determina en esas edades. Por dicho motivo, los profesores de preescolar sacan un master de cinco años y en los dos años previos al inicio de la maestría son clases tutorizadas.

Por otra parte, los portugueses cambiado un poco sus evaluaciones, lo que provoca que clases que hablan dejado de lado tomen nuevamente relevancia. Por último, han mejorada en la inclusión de niños con capacidades especiales en las escuelas ordinarias y tiene a un 97,5% de los alumnos en los colegios.