Llueven critica a las familias más ricas de Francia tras las donaciones a la Catedral de Notre Dame

En los últimos días las familias más adineradas de Francia realizaron donaciones para que se dé inicio a la reconstrucción del monumento más icónico de París, la Catedral de Notre Dame que se incendio el pasado lunes, pero su acto de generosidad es visto por algunos como hipocresía.

Los encargados de la catedral en el 2017, presentaron a la prensa internacional como se caían trozos de piedra, las gárgolas que habían perdido la cabeza estaban remendadas con tubos de plásticos, por su parte las balaustradas caídas se reemplazaban con tablas de madera.

Estos problemas vienen derribados de la contaminación, la lluvia hacia y ocho siglos de uso, de igual forma, la negligencia de los encargados. Ellos ya habrían pedido más dinero al gobierno francés que no tenia los suficientes recursos y los ricos que se quejaban por los impuestos tampoco colaboraron.

Protestantes como Philippe Martinez critica con dureza las donaciones que dieron a la Catedral, pero que no están contentos con los impuestos que van destinados a la comunidad con menos recursos, ”Si son capaces de dar decenas de millones para reconstruir Notre Dame, que dejen de decirnos que no hay dinero para satisfacer la emergencia social”,  comentó Martinez, secretario general de la CGT.

Dos años después y al ver como el monumento más icónico de su país, tanto el presidente Emmanuel Macron, quiere mover todos los recursos a la reconstrucción de la catedral para que en cinco años este nuevamente en pie. Por otro lado, en tan solo tres días la catedral a recibido donaciones de 100 millones de euros por parte de Francois-Henri Pinault, propietario de las casas de alta costura Gucci e Yves Saint Laurent, la familia Arnault de la famosa casa de Louis Vuitton €200 millones, La familia Bettencourt Meyers propietarios de L’Oreal donaron otros 200 millones de euros y el gigante petrolero francés dio €100 millones.

Por su parte, Ingrid Levavasseur rostro conocido de las protestas de los “chalecos amarillos” en contra del gobierno y la política fiscal declaró, ”La inercia de los grandes grupos frente a la miseria social, al tiempo que demostraron su capacidad de movilizar en una sola noche 'una suma increíble' para Notre Dame”.

Y es que en la época del ex-presidente François Hollande, la clase multimillonaria francesa no estaba contenta por los impuestos que impuso el ex gobernante francés a sus riquezas. El asesor de Pinault, solicito minutos después de conocerse la donación que se le diera una reducción fiscal del 90% y es que en Francia por cada donación caritativa se da una devolución del 60%, Al mismo tiempo que Reuters informó que la familia Pinault no va a reclamar la desgravación fiscal.

Para finalizar, se critica duramente a Bernaud Arnault, quien hace unos años solicito pa nacionalidad belga, y que según su portavoz, no era por motivos de ventaja fiscal, sin embargo, los impuestos a la herencia en Bélgica es de un 3%, mientras que en Francia es del 11%.