La hábil y discreta esposa de Zidane

Veronique Fernández es, en realidad, un gran misterio. La esposa de Zinedine Zidane le acompañaba esta semana en su presentación como nuevo entrenador del Madrid planteando en realidad un gran interrogante.

Cómo es posible que haya logrado pasar de puntillas por ese mundo de egos descomunales que es el fútbol, llevar una vida relativamente normal en una urbanización de clase media-alta y criar a cuatro hijos que les adoran. Zidane se casó con su mujer, Veronique Fernández, en el Ayuntamiento de Burdeos el 28 de mayo de 1994. "Entre nosotros fue amor a primera vista, supe que era el hombre de mi vida y el padre de mis hijos", dijo ella en una de sus escasas entrevistas poco tiempo después. Y hasta hoy.

Los Zidane residen en una casa del barrio de Conde Orgaz que adquirieron hace tiempo. Veronique se levanta temprano, atiende los asuntos domésticos, va al gimnasio y se ocupa de la intendencia. Pero además (y esto no se sabía hasta ahora), de vez en cuando pone en práctica su buen ojo inversor. Ese que ha permitido a la familia atesorar un buen patrimonio inmobiliario. Miles de metros cuadrados en Ibiza y Madrid que se han convertido en su proyecto de futuro, si es que alguna vez lo necesitaran.

 

Mujer de decisiones

Ella fue quien negoció y firmó la compra de la flamante casa que acaba de adquirir el matrimonio en el pantano de San Juan, en San Martín de Valdeiglesias. Se trata de una finca de más de 2.000 metros con salida directa a una de las playas del pantano. Los Zidane pasaron unos días allí en verano y a finales de año decidieron formalizar la compra de una casa en la zona. La llamada 'playa de Madrid' les ofrecía poder practicar deportes náuticos a menos de una hora de su casa.

En realidad, la primera gran inversión inmobiliaria que llevaron a cabo fue su casa en la zona de Conde Orgaz. La compraron en el año 2003 y se trata de una casa de más de 400 metros cuadrados en una doble parcela de 3.000. Allí han criado a sus hijos y los vecinos les tienen mucho cariño, dicen que se trata de una pareja 'normal'. Veronique, nacida ya en Francia (en Rodez), dejó su incipiente carrera como bailarina para seguir a Zidane, que ya apuntaba para número uno del fútbol. Se convirtió en la madre de sus cuatro hijos: Enzo (24), Luca (21), Théo (17) y Elyaz (13). Los cuatro han estudiado en el Liceo Francés de Madrid, una prestigiosa institución que, además, se encuentra bastante cerca de su casa ("Lo de la escuela fue una decisión de Veronique, que le da mucha importancia a la educación", ha contado el propio entrenador). Y los cuatro juegan al fútbol, claro.

Se conocieron en una discoteca 

Lo cierto es que Fernández y Zizou tenían muchas cosas en común cuando se conocieron en una discoteca a finales de los 80. Ambos provenían de familias emigrantes. La de Fernández, de El Chive, una pequeña villa del municipio almeriense de Lubrín. Aquello es un paraje lleno de chumberas a 40 kilómetros del desierto de Tabernas, pura hambre.

Los padres de Zinedine también se vieron obligados a emigrar. Llegaron a Marsella procedentes de la Kabilia argelina en la época en que Argelia acababa de independizarse de Francia. En el barrio de La Castellane nacieron los cinco hijos del matrimonio. Zidane fue el tercero y desde muy niño destacó en el deporte. Con mucho esfuerzo, este francés firmó su propio sueño americano.

Caprichos de Ibiza

Uno de los escenarios donde la familia se ha permitido más caprichos ha sido en la isla de Ibiza, donde tienen varias propiedades, todas en la localidad de Santa Eulalia del Río. Los Zidane son propietarios de un ático dúplex de 350 metros cuadrados, otro pisazo de 270 metros, tres plazas de garaje, dos trasteros y las que son las joyas de la corona de su patrimonio inmobiliario: dos parcelas que suman cerca de 8.000 metros cuadrados de terreno urbano no edificado más otros 630 de terreno urbano para viales.

Además, en el Puerto Deportivo de Santa Eulalia, la familia tiene en propiedad un punto de atraque para una embarcación que no supere los 22 metros de eslora. Para disfrutar del pantano de San Juan también se han comprado una embarcación Mastercraft especial para wakeboard (según reveló el diario 'As').

Parece que, más allá de lo que ocurra con la futura carrera como entrenador de Zidane, la pareja planea quedarse en Madrid. Además de la casa de San Martín de Valdeiglesias y la de Conde Orgaz, a finales de 2017 compraron otro piso cercano a su casa y al Liceo Francés de poco más de 100 metros cuadrados con su plaza de garaje correspondiente. Quizá como inversión (para alquilar) o quizá para alguno de sus hijos. El mayor, Enzo Zidane, que juega en las filas del CF Rayo Majadahonda, ya tiene novia y edad de independizarse.