40 mil guatemaltecos viajan a Honduras para trabajar en la agricultura

La mayoría de jornaleros son originarios de Jocotán, Camotán y Olopa, Chiquimula; Salamá y San Cristóbal Verapaz, Baja Verapaz; San Juan Ostuncalco, Quetzaltenango; y San Luis Jilotepeque, Jalapa, quienes son trasladados a Copán, Lempira y Ocotepeque, donde trabajan en al menos 200 fincas cafetaleras, según el Ihcafé.

Los caficultores hondureños contratan a los jornaleros guatemaltecos durante cuatro meses -de octubre a enero-, en donde se cultivan unas 93 mil 845 hectáreas de café, según cifras de Ihcafé.

“Muchos en nuestro país quieren trabajar fácil y ganar más, un ejemplo es que cuando contratamos a nuestros paisanos en la temporada de café inician a las ocho de la mañana y quieren finalizar a la una de la tarde, por eso contratamos mano de obra chapina”, expresó Orlando Acosta, caficultor de Ocotepeque, Honduras.

Varios jornaleros ganan US$100 a la semana, pues el pago se hace por lata de café en grano cortado, unas 35 libras -US$1.25 por cada una-, según Asterio Reyes, presidente de la junta directiva de Ihcafé.

 

Dinero para otras regiones

“Es lamentable que muchos hondureños no aprovechen las oportunidades labores en las fincas cafetaleras, por lo que muchos extranjeros, entre ellos nicaragüenses y guatemaltecos, llegan a nuestras tierras a trabajar. Por lo tanto, el dinero no se queda en Honduras, sino se va a otros países”, expresó Reyes.

 

En la región occidental de Honduras, Copán es el mayor productor de café de la zona, por lo que en la cosecha de octubre del 2017 a enero del 2018 se produjo unos tres millones 384 mil 980.53 quintales de café oro.

De manera general, la producción nacional de café equivale a 9.5 millones de quintales al año, de los cuales Copán genera un 15.96%, Lempira 12.17% y Ocotepeque 8.18%, según la estadística de la Ihcafé.

“Unos US$430 millones genera el occidente de Honduras en divisas gracias a la caficultura, lo que la hace una de las zonas de mayor producción de café de calidad, para este año se espera que aumente. A escala nacional se estima que para la presente cosecha se contrate a un millón de personas por medio de cien mil pequeños productores”, explicó Marlon Mejía, gerente regional de Ihcafé.

Decididos

Pese a la crisis del café a escala mundial, muchos caficultores hondureños continúan con su faena, con la esperanza de lograr obtener algunos recursos para subsistir, debido al precio bajo del café y a los problemas de la roya.

 

El caficultor de Concepción, Ocotepeque, Héctor Amílcar Villeda Recinos, señaló que en la mayoría de sus cosechas ha tenido que buscar jornaleros en territorio guatemalteco, debido a que los locales no les gusta trabajar en este tipo de actividades agrícolas, pese a que él califica la paga como “muy buena”.

“Muchos vecinos de comunidades circunvecinas a mi finca se ven necesitados de trabajo, pero no les gusta laborar en el corte y despulpe de café, por lo que en muchas ocasiones son vistos en el parque central de Ocotepeque en busca de mejores trabajos. Me ha tocado viajar hasta Jocotán, Guatemala, para contratar jornaleros y así trabajar en mi finca, de lo contrario no lograría obtener la cosecha”, expresó Villeda.

Al ser cuestionados sobre el trabajo en Honduras, los jornaleros guatemaltecos indican que son muy bien tratados por sus patronos, ya que les brindan hospedaje y alimentación. Muchos deciden viajar junto a sus familias para obtener una buena cantidad de dinero durante el proceso del corte de café.

 

“Nosotros ingresamos a Honduras de manera legal para ir a trabajar a las fincas de ese país, ya que nos chequeamos en el paso fronterizo, donde nos dan un boleto para permanecer durante más de 30 días”, explicó Benjamín García Lorenzo, jornalero originario de Jocotán, Chiquimula.

“En menos de 12 días logré obtener Q4 mil gracias al trabajo que me brindaron en una finca cafetalera acá en Ocotepeque. Venimos acá porque en Guatemala muchas fincas se han perdido debido a la roya”, expresó Armando Tzi, quien viajó junto a su familia desde Salamá, Baja Verapaz, para trabajar en Honduras.

Otros guatemaltecos han llegado para trabajar en la cosecha de hortalizas, cebolla, tomate y otros cultivos.

 

10 años de trabajar en esta zona y gracias a la oportunidad que nos dan los hondureños para trabajar en sus tierras”, explicó Enrique Cordón, de San Luis Jilotepeque, Jalapa.

“Si quieren tener un mejor trabajo deben estudiar y no quedarse estancados, para vivir bien hay que luchar y ganarse los centavos. Muchos se quedan con los brazos cruzados para que les llegue el dinero o el trabajo, por eso debemos hacer conciencia de que todo se logra de manera difícil”, expresó Humberto Arita, vecino de Ocotepeque.

 

“Hemos visto esta gran caravana de hermanos que migran de nuestro país, muchos van con sus hijos a sufrir en el camino, sabiendo que aquí hay muchas fuentes de empleo, pero no les gusta trabajar en el campo, la paga es buena”, detalló Jesús Hernández, agricultor de la zona alta del Güisayote, Ocotepeque, Honduras. 

 

Esta temporada en la que guatemaltecos trabajan en fincas de Honduras, es un fenómeno que contrasta con el éxodo de personas que “huyen” de la pobreza y la violencia que afecta a esa nación. 

Caravanas de migrantes

Guatemala ha recibido recibió en los últimos días varias caravanas de migrantes de Honduras y El Salvador que buscan llegar a EE. UU. para obtener un trabajo.

Desde el 13 de octubre pasado un grupo nutrido de hondureños partió de su país con la intención de llegar a Estados Unidos con la esperanza de encontrar trabajo y un futuro mejor para sus familias. Todos dicen que huyen de la pobreza y la violencia que golpea a Honduras y culpan de la situación al presidente Juan Orlando Hernández.

 

Días después otro grupo de cientos de hondureños los siguió, y también se han sumado cientos de salvadoreños que también buscan el denominado “sueño americano”.

Hasta finales de octubre último la Casa del Migrante de Guatemala daba cuenta de que había atendido a cerca de 13 mil migrantes que buscaban auxilio a llegar a la sede de la zona 1, mientras que el gobierno de Honduras destacaba que miles habían retornado desde Tecún Umán, San Marcos.

Fuente: Prensa Libre