En México casi 9 de cada 10 asesinatos no se resuelven

Resultado de imagen para año violento mexico

La palabra impunidad adquiere un significado total en México, uno de los 15 países más violentos del mundo. No solo por los 29,139 homicidios intencionales registrados en 2017, el año más violento de la historia reciente en el país azteca, sino por la incapacidad para resolver este delito grave que deja cientos de miles de víctimas directas e indirectas cada año.

Los niveles récord de violencia en el país arrojan otro dato escalofriante: casi 9 de cada 10 asesinatos no se resuelven. De acuerdo con Impunidad en homicidio doloso en México: reporte 2018 de la organización Impunidad Cero, en 2017 la impunidad para homicidio doloso fue de 87.5%.

Como sucede con todos los delitos sin castigo, la impunidad en homicidio doloso termina siendo una licencia para matar, pues difícilmente habrá consecuencias. Como explicó el autor del estudio, Guillermo Zepeda, durante la presentación: la extraño no es que haya ese número de homicidios, sino que no haya más.

Fue encontrado el cuerpo de un hombre con 14 impactos de bala y rastros de tortura en la orilla del canal Antonio Rosales en el Fraccionamiento Villas del Río, en Culiacán, Sinaloa, el 3 de septiembre de 2018.

En este territorio en el que raramente se castiga a los asesinos, hay estados en los que prácticamente no se castiga ningún asesinato.

Con base en las víctimas de homicidio doloso que registraron las fiscalías y procuradurías del país y las sentencias condenatorias para este delito, la organización encontró que los estados con mayor impunidad directa por homicidio doloso en el país son: Oaxaca (99.4%), Morelos (99.3%), Guerrero (98%), Chiapas (96.8%) y Baja California Sur (95.9%).

De acuerdo con datos obtenidos por Impunidad Cero, en 2017 Oaxaca solo tuvo 10 sentencias por homicidio doloso; Morelos, un total de 7; Guerrero, uno de los estados más violentos, solo tuvo 70 sentencias; Chiapas, un total de 21; y Baja California Sur, 30 sentencias por homicidio doloso.

Fuente: HuffPost México