Detenido el presidente del Mónaco

Resultado de imagen para Dmitry Rybolovlev monaco

Más malas noticias para el Mónaco. Minutos antes de que comenzase el encuentro de Champions en el Louis II ante el Brujas, la prensa francesa informó de que su presidente, Dmitry Rybolovlev, fue detenido por corrupción y tráfico de influencias.

El magnate, nacido hace 51 años en Perm, ha sido detenido escasos minutos antes de que comenzase el duelo de Champions entre su Mónaco y el Brujas.

Rybolovlev, según 'Le Monde', ha sido detenido acusado de corrupción, tráfico de influencias, activas y pasivas, y complicidad en esos delitos. Su domicilio fue registrado durante la mañana del martes y él pasó a disposición judicial por la tarde.

'Le Monde' asegura además que esta detención se enmarca en la investigación judicial abierta por la Fiscalía de Mónaco hace un año.

También estaría relacionado con las polémicas destapadas por 'Football Leaks' en las útlimas horas, en las que el Mónaco aparecía como uno de los clubes que 'trampeó' el 'Fair Play Financiero' de la FIFA.

La temporada del Mónaco no está siendo para nada fácil. Comenzó mal el curso, lo que le costó el puesto a su entrenador, Leonardo Jardim, y la llegada de Henry no arregló los problemas.

El Mónaco está en puestos de descenso a la Ligue 2, con un único triunfo en doce partidos jugados. En la Champions apenas suma un punto, fruto del empate arañado en Bélgica en la tercera jornada, ante un Brujas que le ha metido tres goles en media hora en la cuarta, en el Louis II.

A esta crisis puramente deportiva, hay que sumar la institucional, que comenzó con la última revelación de 'Football Leaks', en la que el Mónaco fue uno de los clubes peor parados (con permiso de PSG y City). Esta detención es sin duda la puntilla a un equipo que vaga sin rumbo y con la moral por los suelos.

Dmitry Rybolovlev, según 'Football Leaks', habría realizado grandes inversiones, camuflándolas como ingresos de patrocinio, para burlar el 'Fair Play Financiero' a partir de 2014.

No es la primera vez que el nombre de Rybolovlev aparece relacionado con grandes inversiones con difícil explicación. En 2008 compró a Donald Trump, ahora presidente de Estados Unidos pero entonces 'simplemente' un magnate de los medios, una mansión en Palm Beach, Florida, por 95 millones de dólares, y un apartamento en Nueva York por otros 88.

Rybolovlev fue detenido en la tarde del martes junto a otros presuntos implicados, cuya identidad no ha trascendido, acusado de los citados delitos de corrupción y tráfico de influencias, entre otros.

El bautizado como 'Monacogate' destapó que el magnate ruso, enfrentado al hombre de negocios suizo Yves Bouvier, habría recurrido a una abogada rusa para intentar influir en las instancias judiciales del Principado.

'Le Monde' recordó que en el teléfono de la letrada se descubrieron mensajes que sacaron a la luz la relación entre Rybolovlev y el ex responsable de los servicios judiciales de Mónaco, Philippe Narmino, que incluyó cenas, regalos y viajes.

Narmino dimitió en septiembre del año pasado después de que se difundiera la información que le implicaba en esa supuesta trama, que habría salpicado además a policías de alto rango.