Claves para la felicidad: dormir bien y aceptar la tristeza como parte de la vida

Experto da consejos para tener una vida plena 

Imagen relacionada

El profesor de Harvard Dan Gilbert es uno de los mayores expertos mundiales de la ciencia de la felicidad y en una entrevista brindada al diario El Mundo explica la importancia de dormir bien, ignorar las redes sociales y aceptar que la tristeza forma parte de la vida.  

"No existen atajos para ser feliz", explica en la entrevista. 

Dan Gilbert transmite tanto buen rollo que, a veces, da rabia. Su biografía, dirían los anglosajones, es la de un self-made man. Es decir, un hombre hecho a sí mismo, que dejó el instituto para dedicarse a su sueño: escribir ciencia ficción. Pero, al ir a apuntarse a un curso de escritura creativa, estaba completo, así que optó por el único con plazas libres: introducción a la Psicología. Aquello fue un golpe de suerte: a sus 56 años, se ha convertido en un reputado psicólogo, profesor en la Universidad de Harvard y uno de los máximos gurús mundiales de la ciencia de la felicidad. Sus charlas TED acumulan más de 15 millones de clics. Y su libro Tropezando con la felicidad (Ed. Planeta) ha vendido más de un millón de copias en todo el mundo.

Gilbert sonríe compulsivamente, hasta cuando se pone serio para limitar la duración de la charla: «Quince minutos está bien».

Todos le miran para ver cómo ser felices. Pero, ¿usted lo es?

[Ríe] Siempre lo he sido. Y con la edad más, aunque es típico que la gente de mi edad sea cada vez más feliz.

La gracia del trabajo de Gilbert es que oscila entre el tópico y la profundidad. Su obra, desde fuera, parece más bien de autoayuda. Pero es un científico alejado del coaching, del mindfulness y de cualquier nombre sugerente que trafique con la felicidad. «La gente ansía atajos para la felicidad, pero no existen», afirma. 

«Igual que no hay un secreto para perder peso, sólo la segunda ley de la termodinámica: come menos». 

Su línea de trabajo parte de la ventaja evolutiva que las personas tienen para experimentar las cosas mentalmente antes de que pasen. Para Gilbert, las personas toman decisiones en función de lo que creen que hará dichoso a su yo de dentro de un minuto o de 10 años. Y es ahí cuando tropiezan: somos incapaces de saber qué nos hará felices. «Somos muy materialistas», dice. «Sí, el dinero trae felicidad pero no tanto como dormir bien o tener salud. Lo demuestran las estadísticas. Hay que llegar a las verdaderas fuentes de ese bienestar. ¿Y cómo sabemos cuáles son? Pues para eso está la ciencia: para distinguirlas».

Gilbert sostiene que no se puede ser feliz todo el tiempo. Es más: no pasa nada por no serlo. «Nuestras emociones, como el placer, la rabia, el miedo... son brújulas primitivas», dice. «Están para decirnos qué hacer, como animales que somos. Nos acercan a algunas cosas que nos sientan bien y nos alejan de otras. ¿De qué sirve una brújula que siempre apunta al mismo sitio? De nada, tiene que fluctuar».

Resultado de imagen para Dan Gilbert felicidad

Publicó su libro antes de Trump, de la crisis, de la precariedad juvenil... ¿Se puede seguir siendo feliz?

Las economías suben y bajan y tendrás una generación que no tenga tanto dinero.

Pero, en casi todas las dimensiones, el mundo va mejor: hay más paz, menos violencia y menos enfermedades. Pero cuando preguntas a la gente todos dicen que el mundo va peor. Las nuevas generaciones pueden ir a peor materialmente, pero se puede ser más feliz con la mitad de dinero y el doble de amigos. Esa felicidad tiene ahora un condicionante adicional que Gilbert no analizó en su libro. Las redes sociales se han convertido en un expositor de falsa felicidad que, además, afecta al resto de personas. 

Numerosos estudios se recrean en el efecto negativo de estar en tu casa amargado viendo fotos del increíble verano que se pega el resto: «Especialmente entre la gente joven, se presenta una falsa realidad en la que vemos a nuestros amigos siempre de vacaciones, con ropa nueva y comiendo en los mejores restaurantes y luego la gente piensa que algo malo les sucede porque sus vidas no son así». 

Eso sí, aclara, hay una excepción: la gente que está socialmente aislada. «Hace 25 años, tu abuela podía estar sola una semana sin que nadie la visitara y ahora en Facebook puede ver que has entrevistado a un psicólogo de América. Eso la acerca a ti». 

Aunque Gilbert lleva tantos años estudiando la felicidad, no se agota. Tampoco le cansa que en Harvard le llamen Doctor Felicidad, a pesar de que también ha dedicado parte de su tiempo a otros temas relevantes. «La felicidad es el proyecto más importante para cualquier ser humano», dice. «Estamos para alcanzar la felicidad, y que no hagamos un buen trabajo no significa que haya que dejar de intentarlo. Si no, ¿en qué otra cosa deberíamos estar pensando? Estoy de acuerdo con Blaise Pascal: la felicidad es el motor de cada acción de todo hombre, incluso de aquellos que se ahorcan».

Resultado de imagen para Dan Gilbert felicidad

Fuente: Diario El Mundo