Vietnam pretender terminar con la polución con una bicicleta que filtra el aire

Una de las bicicletas que filtra la polución del aire

A pesar de tener menos de una décima parte de su población, Vietnam empieza a rivalizar con China y la India en niveles de polución: sus 95 millones de habitantes padecen ya los efectos de una contaminación atmosférica que solo el año pasado superó en cuatro veces las tasas máximas fijadas por la OMS como aceptables para la salud en algunos puntos del país, como Hanoi.

Pero existen varias iniciativas en marcha, como un reciente proyecto de ciencias de instituto consistente en bicicletas con filtros que funcionan a pedales para limpiar el aire y que podría ser la respuesta.

El problema de la capital de este país con la polución -como en las ciudades más pobladas-está estrechamente relacionado con el desarrollo económico espectacular que ha vivido Vietnam en los últimos años: desde hace una década, el PIB del país se ha duplicado, gracias precisamente a la apertura al capital extranjero en las grandes urbes y la falta de control sobre los niveles de emisión de gases de efecto invernadero por parte de la industria.  

 

En su lucha contra la polución, solo recientemente el Ayuntamiento de Hanoi ha prohibido la presencia de motocicletas -el principal medio de transporte actualmente en la ciudad-, una ley que entraría en vigor en 2030 para intentar frenar la creciente contaminación y potenciar otros medios de transporte público, incluida una nueva red de trenes. Pero también ha plantado unos 800.000 árboles -del millón que tiene previsto- y pretende construir 70 nuevas estaciones de control de la calidad del aire que se sumarán a las 10 que tiene actualmente.

El último proyecto, que se ha desarrollado fuera de Hanoi, pero que ya ha despertado el interés de las autoridades es un sencillo dispositivo para bicicletas inventado para su proyecto de ciencias del instituto por tres estudiantes vietnamitas, quienes aspiran a mejorar la calidad del aire que respiran millones de ciclistas y motociclistas en las ciudades asiáticas más contaminadas.

Una alternativa a la mascarilla

Tung Bao Khanh, Cao Thi Khanh Hoa y Tran Hoang Phi Bao, de 17 años, estaban cansados de tragarse los humos de coches, autobuses y motocicletas en su trayecto diario en bici al instituto y se les ocurrió desarrollar un artefacto que purificara el aire antes de penetrar en sus pulmones. "La idea era que en vez de tener que llevar una máscara para la polución, nuestra bici nos protegiera", comentaba a Efe Hoa en el instituto Thang Long de la ciudad de Dalat, en una región montañosa del sur del país.

 

Tras seis meses de trabajo y largas deliberaciones entre ellos, los tres aprendices de científico y su profesor, Le Thanh Hai, muestran orgullosos la rudimentaria bicicleta de montaña a la que han acoplado en la rueda delantera seis pequeños ventiladores que giran con el movimiento de la bici. Khanh explica cómo el movimiento de los ventiladores alimenta la batería, que acciona el filtro por donde pasa el aire, que, una vez depurado, llega al rostro del ciclista.

Con un coste aproximado de 12 euros (sin contar la mano de obra), los resultados de las primeras pruebas son ilusionantes: el dispositivo filtra el 86 por ciento de las partículas de polvo y el 63 por ciento del dióxido de nitrógeno, uno de los grandes contaminantes en las grandes ciudades, tanto dentro de Vietnam como en el exterior. El objetivo de estos tres estudiantes es reducir la polución en otras ciudades con este problema, como Pekín.