Andrey Amador gana en España la Clásica Primavera de Amorebieta

Tico tenía seis años de no ganar una carrera 

Este domingo el ciclista costarricense, Andrey Amador, remató el trabajo del Movistar Team y de su líder Alejandro Valverde para imponerse en la 64 Clásica Primavera de Amorebieta, carrera internacional de categoría 1.1 Elite UCI.  

En total el recorrido fue de 171,6 kilómetros. Andrey tenía seis años de no lograr un primer lugar. La última vez había sido en el 2012 cuando ganó la etapa 14 del Giro de Italia. 

Las Clásica Primavera de Amorebieta es una carrera ciclista profesional de un día que se disputa en Amorebieta (Vizcaya, España) y sus alrededores, en el mes de abril.

Amador y Valverde llegaron juntos a la meta después de que el Movistar moviese la carrera en la segunda de las tres dobles subidas encadenadas a Muniketa (2ª) y Autzagane (3ª) y Amador, primero, y Valverde, después, arrancasen justo antes de iniciarse la última.

 

A Amador le alcanzó el murciano y juntos llegaron a la meta de clásica vizcaína, donde Valverde dejó que su compañero Amador, según reconoció al final de carrera, cruzase primero la línea de llegada.

La prueba siguió el guión previsto y se cumplió el pronóstico de que un Movistar encadenase la cuarta victoria seguida en Amorebieta con un corredor del único equipo UCI World Tour español y presente en la carrera que pone fin a la llamada semana vasca de ciclismo al disputarse justo el domingo posterior a la Itzulia, nueva denominación de la Vuelta al País Vasco.

Amador sucede en el palmarés a Gorka Izagirre, Giovanni Visconti y José Herrada, vencedores con el maillot azul del equipo telefónico en 2017, 2016 y 2015.

Los 100 primeros kilómetros llanos de la prueba y la primera doble subida los animó una escapada de cuatro corredores, Gonzalo Serrano (Caja Rural), Peio Goikoetxea (Fundación Euskadi), Jordan Arley Parra (Manzana Postobón) y Artem Samolenkov (Lokosphinx).

La fuga llegó a superar los tres minutos de ventaja pero cedió ya en la segunda ascensión a Muniketa (km.132), donde la carrera se animó ya metida de lleno en las dificultades montañosas del recorrido. Este año de nuevo con Autzagane, que, por obras, no se había podido ascender desde 2013.

En la segunda de esas tres dobles subidas (km.132), Movistar movió el pelotón y dejó a una veintena de corredores por delante, entre ellos cuatro de los suyos, que eran mayoría porque, además de Valverde y Amador, entraron también Carlos Batancur y Rafa Valls.

Ya en la última ascensión a Muniketa saltó Amador y posteriormente Valverde para alcanzar a su compañero y llegar juntos a la línea de meta, donde le cedió el triunfo.

Por detrás, entró tercero el colombiano Wilmar Andrés Paredes, fue segundo en 2017 tras Gorka Izagirre, premiando también así el buen trabajo del Manzana Postobon, de los equipos más destacados de la carrera tras el Movistar.

DECLARACIONES / Andrey Amador:

“Estoy contentísimo, casi no me creo que he ganado porque llevaba mucho tiempo sin hacerlo. Pero por otro lado yo sabía que este año había hecho las cosas muy, muy bien y que solo me hacía falta suerte. Tuve una fuerte caída en Harelbeke que me daño las costillas y que me impidió estar bien en las primeras clásicas y competir en Flandes y Roubaix. Pero mira, ahora ha tocado este calendario alternativo y quién me iba a decir que iba a ganar en Amorebieta…

"El equipo ha estado sensacional y lo primero es darles las gracias a ellos y especialmente a Alejandro, que es un gran campeón y una gran persona y no me ha disputado la victoria. Si no, yo habría sido segundo (risas). Hemos controlado bien la carrera, hemos seleccionado y al final me he marchado en un grupo de cuatro o cinco, he acelerado y he decidido irme hacia adelante. Luego he visto que llegaba Alejandro, le he esperado y juntos hemos hecho los últimos kilómetros". 

"Este triunfo me da confianza para lo que viene: hacer un gran trabajo en las Ardenas para Alejandro y disputar el Giro de Italia. Este año me he preparado muy bien y estoy en un gran momento físico y mental. Solo me faltaba un poco más de suerte y aquí ha empezado a llegar. La victoria, claro, va dedicada para mi pequeña Gretta. Ella lo ha cambiado todo y me ha hecho centrarme más y tratar de ser un ejemplo para ella en todos los aspectos”.