Egan Bernal habla de cómo ha cambiado su vida luego del histórico título en el Tour de Francia

Imagen

El ciclista colombiano Egan  Bernal, quien compite para el equipo INEOS, se convirtió en el 2019 en el primer latinoamericano en ganar el Tour de Francia y el ganador más joven en 110 años.

El pedalista brindó una amplia entrevista al diario El Tiempo en donde habló de cómo ha cambiado su vida tras haber hecho historia en la competencia gala. ​

Aquí la nota 

Las secuelas del duro golpe que sufrió Egan Bernal el domingo pasado en la prueba de fondo de los Nacionales de Ciclismo son evidentes. 

Su brazo derecho está lacerado. Se siente incómodo al sentarse. Hasta el duele cuando se hinca. Hace caras de no sentirse bien, pues le molestan las heridas, tras haber derrapado en una curva en el descenso en las calles de Tunja que lo obligó a ir a parar a los pies de los aficionados que veían la carrera.

Bernal, como siempre, está dispuesto a responder las preguntas que le hagan, así como está presto a cualquier movimiento de sus enemigos en el lote. Tranquilo, sin afanes, piensa y suelta sus frases. Por unos minutos se olvida del dolor al que está sometido por los raspones que le dejó la caída.

En su mente tiene el Tour Colombia, carrera que arrancará este martes con una contrarreloj por equipos de 16 kilómetros en Tunja, la prueba de categoría 2-1 que ganó en el 2017 en su primera edición cuando se despegó de la marca de Nairo Quintana.

Sabe que es una buena oportunidad para medirse, pero entiende que la salud no es la mejor y que solo espera que pasen las horas para saber en qué momento está para pelear o no el título.

“Es una de las carreras más bonitas del año. Es la que esperamos en la pretemporada. Es la prueba que más nos ilusiona al comienzo del año. Es ideal para compartir con la gente del país, con la familia antes de viajar a Europa al frío”, dijo.

Es uno de los favoritos, pero advierte que aunque no esté bien siempre corre al ciento por ciento, porque eso es lo que le gusta, correr en bicicleta.

Egan Bernal ya tiene diseñado el plan para defender el título del Tour, aunque sabe que no será fácil. Analizó el recorrido, habló de sus rivales, señaló cómo afrontar la contrarreloj del penúltimo día y sin tapujos tocó el tema de cómo afrontará el equipo Ineos la opción de tener tres líderes: él, Chris Froome y Geraint Thomas.

No esquivó opinar sobre el cambio de equipo y de categoría de Nairo Quintana para este 2020, de los momentos que se vivirán en el Tour con la lucha deportiva entre su escuadra y el Jumbo Visma, en el que estarán tres grandes enemigos: Primoz Roglic, al que considera el más peligroso, Tom Dumoulin y Steven Kruijswijk.

La ruta de los Juegos Olímpicos, el estado de salud de Froome y lo que ha cambiado su vida, tras haber logrado el título más importante que ha conseguido un ciclista colombiano en la historia, el Tour de Francia, fueron otros temas que tocó en entrevista con EL TIEMPO.

¿Al fin qué clásica correrá antes del Tour de Francia?

No. Todavía no lo he decidido.

¿Y el resto del calendario?

Después del Tour Colombia iré a París-Niza y País Vasco, esas son las carreras seguras.

¿Irá al Criterium Dauphiné?

Normalmente. Es que todo puede cambiar. Realmente, pues uno planea algo y pueden pasar cosas.

Generalmente, los que corren el Tour hacen Dauphiné…

El año pasado hice el Tour, pero fui a la Vuelta a Suiza.

¿Por qué hacer Dauphiné y no defender el título en Suiza?

Porque es una carrera en Francia, es más fácil por los viajes y este año el recorrido me ha llamado la atención.

¿Cómo avizora el Tour de Francia, la defensa de su título?

Prefiero no adelantarme tanto a los hechos. Simplemente llegar bien allá. Normalmente tendría la protección del equipo en las etapas llanas y ya luego en la montaña la carrera pondrá a cada uno en su sitio.

¿Y cómo toma el tema de los tres líderes?

Somos tres líderes y no es difícil la comunicación que tenemos entre nosotros. Eso se puede manejar de la mejor manera.

Este año el Tour tiene una llegada en alto menos que en el 2019, ¿qué analiza de eso?

Creo que lo ha analizado más usted que yo. No tenía ni idea que esta vez había una meta en alto menos. Creo que es un Tour mucho más difícil, más duro que el del año pasado.

¿Por qué lo dice?

Tiene muchos más metros de ascenso, es más corto y será mucho más explosivo. Hay que intentar ganar tiempo no solo en los Alpes, sino ya en los Pirineos. Creo que se picarán algunos unos segundos, cinco acá, 10 allá que al final marcan la diferencia. El Tour siempre será duro, con una llegada más o menos en alto, siempre será complicado y lo va a ganar el más fuerte. Incluso en las etapas llanas será duro.

¿Qué diferencia hay que la contrarreloj esté al final de la tercera semana y no en la segunda como en 2019?

Que cuando uno sale de la crono uno ya sabe, por lo menos yo, cuánto tiempo debe de recuperar de ahí para delante. En el final, en la última etapa prácticamente, pues uno estima un tiempo con el que tiene que llegar allá para ganar el Tour.

¿Cuál puede ser esa diferencia a la que debe llegar a esa etapa clave?

Más o menos tendría que llegar con un minuto o minuto y medio, estoy diciendo un número al azar, para ganar el Tour de Francia. Esa es la diferencia que marca que esta jornada esté al final de la competencia.

¿Y cuál es el plan para eso?

Tenemos que empezar a ganar tiempo desde el comienzo para llegar con un buen tiempo de diferencia a la crono y no perder el Tour ese día.

La jornada al reloj es de 36 km, de los cuales los últimos seis son en alto, ¿cómo minimizar las pérdidas en los 30 anteriores?

Solo queda ir a tope desde el comienzo hasta el final. No hay que minimizar nada. Tratar de gestionar muy bien la crono, aunque los últimos seis kilómetros sean muy duros siempre le van a venir mejor a un experto al reloj porque le va a permitir regular mucho mejor, porque saben cómo hacer la crono.

¿Hay una clave para ese día?

Hay que estar tranquilo, concentrado, mirando los números y sabiendo que los últimos kilómetros, los seis serán 15 minutos de esfuerzos y que hay que llegar ahí con fuerza, pero hay que ir a tope desde el principio.

¿Cómo ve esa rivalidad Ineos con el Jumbo Visma, que tendrá a Primoz Roglic, Tom Dumoulin y Steven Kruijswijk?

Será algo chévere de ver, interesante. Jumbo tiene un buen equipo. Será un Tour mucho más luchado. La verdad que cada año se gana el Tour con mucho menos diferencia porque hay mucho más rivales, la gente llega mucho más preparada. Este año con el Jumbo la carrera va a marcar un plus. Esperar a ver cómo llegan Roglic y Dumoulin, pero es hasta mejor para la carrera.

Todo son rivales, ¿pero por qué para usted Roglic es el más fuerte?

Es un corredor que se ha ganado un respeto de todos en el pelotón. Fue el número uno en el escalafón del año pasado, ganó la Vuelta a España, fue podio en el Giro de Italia, hace muy bien las contrarreloj, sube muy buen, es muy constante.

¿Y los demás?

Es que uno no puede descartar a nadie. Mire, el año pasado Julian Alaphilippe casi gana el Tour y nadie lo tenía en el grupo de favoritos, en la palea. Todo puede pasar, pero para mí Roglic es el corredor que estará más fuerte.

¿Qué papel desempeñará Dumoulin?

Va a ser un corredor importante. Es un ciclista que cuando está muy bien puede subir, incluso, mejor que un escalador. Hay que tenerle mucho respeto. No sabemos cómo vaya a llegar después de la lesión que tuvo. Creo que estará bien y hay que respetarlo.

¿En qué ha cambiado su vida de un año para acá?

Mucho. Bastante. Después de haber ganado el Tour de Francia creo que es casi imposible que uno no cambie. He tratado de ser la misma persona. Me considero tranquilo, trato de seguir teniendo un núcleo familiar y de amigos muy cercano y cerrado, como era antes. Pero, obviamente, como la gente me ve es distinto, eso es lo que cambia. Más que cambie Egan Bernal, cambia la gente que está alrededor. Trato de manejarlo lo mejor posible. También es cierto que hay que tener en cuenta que eso es ciclismo, que no es fútbol, no soy James ni Messi.

Se ha especulado sobre el estado de forma de Chris Froome, ¿qué puede decir de eso, cómo llegará al Tour?

No tengo la menor idea. Espero que bien. Eso es bueno para el equipo, para él. La verdad es un amigo, más que la competitividad, la rivalidad buena que hay entre los dos, más que eso lo miro como una persona no como un ciclista que tuvo una lesión fuerte que casi lo hace abandonar el ciclismo. Espero que llegue en su mejor forma.

¿Si Froome llega bien, Ineos se volcará para que gane el quinto Tour?

Muy buena pregunta. No tengo ni idea. Vamos a ver qué pasa. Toca comparar el mejor estado de forma de Froome, de Geraint Thomas, de Egan. Hay muchas variantes. Falta ver las circunstancias de carrera. No es solamente decir quién será el líder, no se puede decir quién le va a trabajar a quien. No es tan fácil decir quién será el líder. Si la decisión estuviera en manos de una persona también sería difícil a quién se le va a trabajar. Es complicado.

¿Qué opina del paso de Nairo Quintana de uno equipo del World Tour a los ProTeam, a la segunda división?

Le vendrá bien ese cambio. Había estado bastantes años en el Movistar y el poder estar con un aire nuevo, en un equipo con una filosofía diferente, pues también tendrá el respaldo de todo el grupo y eso era lo que él quería. Se le vio en los Nacionales muy fuerte y le vendrá bien el cambio.

El trazado de los Olímpicos es idea para las características de los colombianos, ¿se puede llegar en buena forma después del Tour?

Hay unas semanas. No hay mucho tiempo, pero si se planea con mucha anticipación, si hay una buena recuperación, comida, el tiempo que uno pueda estar durmiendo, el cambio de horario, con eso creo que se puede hacer bien. 

Dependiendo del corredor, puede ser una lotería, puede que llegue a los Juegos vuele o que llegue y sufra el cansancio del Tour.

Fuente: Diario El Tiempo