Así será el recorrido del Giro de Italia 2020 que tendrá por primera vez a Peter Sagan

Imagen

El 103º Giro de Italia -del 9 al 31 de mayo próximos- no se ha prestado a los experimentos de la Vuelta a España y/o el Tour de Francia y ha presentado un recorrido que conserva su esencia y clasicismo con la particularidad de la salida desde Budapest y tres etapas en Hungría -13ª salida del extranjero- antes del salto a Sicilia sin día de descanso de por medio.

El último ganador, Richard Carapaz, y Peter Sagan, tres veces campeón mundial de fondo en carretera y que debutará por fin en la gran ronda italiana, han visto en directo en Milán el anuncio oficial de un trazado marcado por tres contrarrelojes individuales y cinco -casi seis- finales en alto con cuatro situados en la semana final como acostumbra la prueba organizada por RCS y con el broche final de la cronometrada de Milán y podio definitivo en la Plaza de la Catedral.

Etna, primera cita montañosa

Tras la primera contrareloj en la capital húngara, de casi 9 kilómetros y el primer final en alto a 1.800 metros de altitud en el Etna se definirá una primera maglia rosa consistente que deberá confirmarse en la llegada a Camigliatello Silano, poco después del ascenso a Valico de Montioscuro.

La segunda semana vendrá protagonizada sin duda por la contrarreloj individual de casi 34 klómetros de Valdobbiadene, dos días después de la jornada quebradiza y exigente con salida y meta en Cesenatico, la localidad natal de Marco Pantani, corredor que sigue siendo un ídolo en su país a pesar de sus demostrados vínculos con el dopaje durante su carrera. Dos esfuerzos de enjundia para los aspirantes al rosa que deberán rematar con la segunda llegada en alto a Piancavallo, después de otras tres ascensiones.

El siempre exigente final

Tras la siempre peligrosa segunda jornada de descanso, el Giro, fiel a su estilo y a explotar la geografía inamovible, ha preparado un selecto, duro y agonístico menú con jornadas maratonianas de montaña superiores a los 200 kilómetros. San Daniele Friuli será el aperitivo con un clásico final en circuito que precederá a las citas orográficas con meta en Madonna di Campiglio (4 puertos), el inédito Laghi Cancano después del Stelvio -si el tiempo y la previsible nieve lo permiten- y -tras el regalo para los velocistas supervivientes en Asti de «solo» 251 kilómetros-, el llamado «taponne» franco italiano con arribada en Sestriere (etapa Bartali) tras coronar Agnello, Izoard y Montgenevre. La última oportunidad para que los escaladores eviten la derrota en solitario en Milán como la infringida por Dumoulin a Quintana en 2017.