Al Movistar Team de Amador no le funcionó estrategia de tres capos en el Tour de Francia

El Movistar Team de España, con la participación del costarricense Andrey Amador, fue el mejor equipo del Tour de Francia a nivel colectivo, pero a nivel individual dejó un sinsabor. 

Ninguno de los capos logró darle verdadera pelea en la general al campeón Geraint Thomas, británico del Sky. 

"Al Movistar no le funcionó en el Tour la fórmula de tres líderes. Landa (7º) fue el mejor clasificado. Repetirá en la Vuelta a España junto a Nairo Quintana y Alejandro Valverde", señala una nota presentada por el diario El Confidencial en donde se analiza la labor del equipo del tico en territorio galo. 

En el caso de Andrey culminó 50 en la general. 

 

Aquí la nota completa 

El Movistar empezó el Tour de Francia con tres bazas para luchar por el triunfo o, al menos, subir al podio. Y lo acabará con un séptimo puesto, un décimo, un décimo cuarto, una victoria de etapa y, eso sí, el triunfo en la general por equipos. Una decepción. Ni Nairo Quintana, ni Mikel Landa ni Alejandro Valverde han cumplido con las expectativas. El Movistar no solo no ha logrado su principal objetivo, tampoco ha conseguido ser el gran rival del Sky, que ha vuelto a pasearse en la carrera.

"No nos han salido bien las cosas desde el inicio", dijo este sábado el director general del equipo, Eusebio Unzué, tras la contrarreloj de Ezpeleta. Con el fichaje de Landa, a quien prometió ser cabeza de cartel, el Movistar apostó por acumular corredores importantes en el equipo del Tour. El principal rival de Chris Froome en el último lustro, el cuarto clasificado de 2017 y un veterano con capacidad demostrada para acabar entre los diez primeros, pero no más. Según vendió el propio equipo, una tricefalia que le permitiría ser protagonista cuando llegara la montaña y poner las cosas muy difíciles a sus rivales por las múltiples opciones. Pero a la hora de la verdad, casi nada funcionó como estaba previsto. "No lo hemos podido aprovechar como queríamos para ser más superiores en las subidas, pero no hemos podido sacar ventaja", dijo Landa.

La carretera no eligió al líder

No hay texto alternativo automático disponible.

Averías, caídas y, sobre todo, un rendimiento alejado de lo esperado. Esas son los motivos que echaron por tierra el plan del Movistar. "No hemos podido ver del todo una gestión real. A mí me habría gustado ver cómo se podía gestionar a los dos sin pérdida tiempo en la alta montaña. Nairo llegó con tiempo perdido por una avería y después Mikel estuvo bastante afectado por la caída que tuvo el día del pavés", dice Luis Pasamontes, exciclista que colabora en El Confidencial, quien prefiere rebajar la terna a dúo quitando a Valverde.

"No ha habido en ningún momento la necesidad de definir ese líder", apunta Joseba Beloki a este periódico, que subió tres veces al podio del Tour. "Ninguno de los tres se ha visto en igualdad del grupo delantero: Thomas, Froome, Dumoulin o Roglic". En su opinión, ir con tres líderes a la carrera francesa es "una estrategia muy arriesgada", más si cabe ahora que los equipos tienen un corredor menos. "No hemos tenido la necesidad de verles trabajar, y ahí sí que creo que hubiera habido problemas 'a priori'. Pero estoy convencido de que si alguno de esos tres corredores hubiera estado bien para poder ganar el Tour, la cosa habría cambiado".

Los problemas para el Movistar empezaron el primer día, con la avería de Quintana. La pérdida de tiempo del colombiano aumentó tras la contrarreloj por equipos. En la etapa de Roubaix, Landa se cayó y arrastró problemas físicos en los siguientes días. A los Alpes llegó Valverde como mejor clasificado, pero fue el primer sacrificado con un ataque lejano en la primera gran etapa de montaña. "Ya se ha visto que los dos líderes eran ellos porque yo he atacado desde lejos y me he dejado todo", dijo el murciano este sábado. Con el objetivo de la general lejos, el equipo buscó asegurar la clasificación por equipos (objetivo valorado mucho más de puertas adentro que entre los aficionados) y lograr alguna victoria de etapa. Lo logró Quintana en el Col du Portet y lo rozó Landa en Laruns.

Repetirán en la Vuelta

"Le hemos dado mucha bola a qué es lo que pasaba con esos tres gallos que llevaba Movistar, pero no ha pasado nada porque cuando llegaron a los Alpes se dieron cuenta de que en el mano a mano con los grandes favoritos, tenían bastante poco que hacer", dice Beloki, que prefiere una jerarquía para afrontar una carrera como el Tour. "Con un líder único y después con la posibilidad de que otro corredor pueda estar ahí". Pasamontes comparte esa postura: "Creo más en equipos con un líder claro y no que sea la carretera la que decida. Y después tener a alguien en segunda fila por si acaso surge algún imprevisto. Y el resto, gregarios para trabajar por esa victoria".

Después del Tour, los tres repetirán en la Vuelta a España que comienza el 25 de agosto, aunque Valverde ya ha dicho que irá pensado más en el Mundial de Innsbruck (Austria), su gran objetivo de aquí a final de temporada. ¿Dejará el Movistar que la carretera elija a su líder o habrá una jerarquía más clara? "Todavía tenemos que ver esa gestión real de Nairo y Mikel, los dos en las mismas condiciones, sin caídas y averías", dice Pasamontes. "Si llevas una carrera bloqueada con diez favoritos y llevas dos ahí, pues bienvenido sea. El problema lo vas a tener cuando queden cuatro, tengas dos y una tenga que trabajar para el otro. Yo respeto a Arrieta porque es un grandísimo director, pero después de lo ocurrido en el Tour, creo sí que llevarán a un corredor con las ideas más claras".

Fuente: Diario El Confidencial