Los gases lacrimógenos obligan a parar el Tour de Francia

Un incidente marcó la 16° etapa del Tour de Francia. En el kilómetro 31, un grupo de agricultores que estaba manifestado en plena competencia comenzó a lanzar montones de paja a la carretera para bloquear el paso del pelotón de competidores, lo que obligó a la Policía a intervenir con gases lacrimógenos y eso afectó directamente a varios ciclistas.

Los gendarmes quisieron a disolver la protesta que bloqueaba parte del trayecto en una ruta entre Carcassonne y Bagneres-de-Luchon, pero los gases lanzados para repeler a los manifestantes terminaron provocando ardor en los ojos de varios deportistas.

Muchos de estos ciclistas se vieron obligados a detener la marcha al ver su visión afectada y necesitaron atención médica. El uso del agua que usan para hidratarse y de colirio en los ojos fue un paliativo para poder proseguir la marcha en la decimosexta etapa de la competencia.

La carrera estuvo detenida varios minutos, aunque sobre las 12:35 se volvió a reanudar con ciclistas como Peter Sagan visiblemente afectados. La 'Grande Boucle' está liderada por el irlandés Geraint Thomas.

A raíz de estos acontecimientos, la organización de la carrera ha endurecido el castigo por este tipo de incidentes y los culpabes se expondrán a una multa económica y penas que pueden alcanzar los tres años de prisión.