Un extraordinario Chris Froome da golpe de autoridad y asume el liderato del Giro

Este viernes el ciclista británico, Chris Froome, logró una de las mejores actuaciones de su carrera con una gran escapada de 80 kilómetros para conquistar la victoria de la etapa 19 del Giro de Italia y quedarse con la camiseta rosa de líder. 

El hombre del Sky atacó y cruzó la meta en soledad absoluta: puertos de primera categoría, ascensos, carretera llana.  

Froome mostró su destreza en todos los terrenos y logró una hazaña en la jornada 19, que lo acreditó como el nuevo líder de la carrera. El ecutoriano Richard Carapaz fue segundo a 3:00 de Froome y el francés Thibaut Pinot tercero a 3:07.  

El británico Simon Yates, que encaraba esta etapa como líder de la general, se hundió en la subida al Colle delle Finestre y acumuló un retraso respecto a Froome que roza los 30 minutos.

La etapa reina del Giro de Italia de este año, que preveía cuatro intensas subidas, al Colle de Lys, Colle delle Finestre, Sestriere y Jafferau, cambió radicalmente los equilibrios de la carrera, que tiene ahora a Froome como líder, con 40 segundos de margen sobre el holandés Tom Dumoulin (Sunweb). 

El británico, cuatro veces ganador del Tour de Francia, deberá gestionar esa ventaja en las últimas dos etapas, que se correrán entre Susa y Cervinia (218 kilómetros) y en Roma, en una prueba en línea de 115 kilómetros.

La etapa de este viernes, disputada enteramente en la provincia de Torino y con la "Cima Coppi" de esta edición, el Colle delle Finestre (2.178 metros), suponía una momento determinante para Simon Yates, y el británico pagó el desgaste de energías realizado en las últimas semanas. 

Los 18.5 kilómetros del Colle delle Finestre fueron fatales para Yates, que se quedó distanciado del grupo y que sufrió mucho para progresar mientras veía como Froome y Dumoulin seguían pedaleando con energía. A unos 80 kilómetros de la línea de meta y con otras dos escaladas por afrontar, el grupo estaba a cerca de 1 minuto y 40 segundos de los líderes mientras que Yates empezaba a alejarse de manera irremediable.

Fue solo el comienzo de su pesadilla, ya que Froome atacó en los últimos siete kilómetros de la subida al Colle delle Finestre, perseguido por Dumoulin y Domenico Pozzovivo, y dejó al británico a hasta 19 minutos y 27 segundos de distancia cuando faltaban 55 kilómetros para el final.

Con Yates hundido, se abrió una pelea entre Froome y Dumoulin por la "maglia rosa", con el holandés que pese a estar separado por más de dos minutos del británico, todavía contaba unos 40 segundos de ventaja en la clasificación general. 

Froome dio muestra de una gran condición física y, tras tomar la iniciativa a falta de 82 kilómetros para el final, defendió su primera plaza también en la subida al Sestriere y nunca dio realmente opción a sus más directos perseguidores de alcanzarle. 

En la última subida, al Jafferau, el británico mantuvo un margen de 3 minutos y 10 segundos sobre un Dumoulin. 

Este sábado se disputará la etapa 20 de la competencia, en donde la montaña seguirá siendo protagonista con tres puertos de primera categoría. 

Hecho curioso 

Algunos fanáticos no olvidan que Froome está siendo investigado por doping.

Dos seguidores del ciclismo en los Alpes se disfrazaron de médicos y uno con una jeringa y otro con  un inhalador siguieron al ciclista del Sky por varios metros accionando estos dos elementos médicos.

Chris Froome hace parte de una investigación por un control “anormal” por salbutamol en la Vuelta a España. Esta sustancia se usa para el control del asma y es permitida hasta los es 1.000 ng/ml, pero el corredor británico tuvo rastros de 2.000 ng/ml, que ya fueron confirmados por la contramuestra.

Su participación en el Giro sin que se haya determinado su culpabilidad o no desató un ir y venir de declaraciones encabezadas por Tom Dumoulin que a dos jornadas del fin de la edición 101 del Giro está a 40 segundos del británico.