La desazón de Jorge Hidalgo: ''Tuvieron miedo de escucharme, el desastre va a seguir''

Image

Jorge Hidalgo no ocultó su tristeza y preocupación por lo que vivió este viernes en la Asamblea de la Federación Costarricense de Futbol en donde se reeligió a Rodolfo Villalobos como el máximo jerarca. El expresidente de Alajuelense se sintió traicionado principalmente por Sergio Hidalgo y manifestó que no lo dejaron expresarse. 

“Don Rodolfo dirigió la Asamblea y punto. Yo tenía derecho como miembro del Comité Ejecutivo de estar presente en la Asamblea y supuse que si se me iba a coartar el derecho a hablar en el momento de presentar y discutir los informes iba a poder expresar algunas cosas, pero tampoco, los dieron por discutidos y aprobados. Tuvieron miedo de escucharme. La Federación ha dado un pésimo ejemplo en contra de la libertad. Ese es el interés en conocer los asuntos de la Fedefutbol que tiene la mayoría que hoy (viernes) eligen a este presidente y vicepresidente, no discutieron ni analizaron nada”.  

“Esto es un verdadero desastre y el desastre va a seguir, yo lo lamento, no quería decir estas cosas, lo iba  a hacer donde corresponde que era en la Asamblea, pero es mi obligación expresárselo a la afición costarricense”, agregó.

Para Hidalgo el futbol tico ha dado un retroceso: “Con la forma de trabajar de don Rodolfo en la Federación al técnico Gustavo Matosas le va a costar lograr algo con la selección, vamos para atrás”.  

Traición 

“Tengo mucha tristeza, hoy el Vicepresidente I (Sergio Hidalgo) es una persona sin palabra y que engaña, el Tesorero también (Eladio Carranza), las razones que finalmente me dieron no son ciertas, el tiempo dirá que compromisos hubo,  además de los dos puestos que les dieron en el Comité Ejecutivo para seguir sellando pasaportes de personas que se quedan aquí y que aportan poco o nada al futbol de Costa Rica”.  

“Yo me metí en esta tarea hace dos años que regrese al Comité Ejecutivo porque Sergio Hidalgo me fue a buscar a la oficina, yo estaba tranquilo, no tenía ninguna intención de regresar acá. Sergio me dijo que tenía que ayudarles porque la forma de administrar el Comité Ejecutivo de la Federación por parte de don Rodolfo era terrible y eso lo seguía diciendo hasta hace quince días, hoy están sentados uno junto al otro”.  

“También fue el mismo Sergio Hidalgo el que me fue a buscar para hacerme presidente y ¿para qué lo hizo?, para meterme un puñal en la espalda 24 horas antes, en la política uno puede ver de todo, pero esto nunca lo había visto. La mente maestra de todo esto es Eladio Carranza, hoy elegido tesorero”.  

“Hace unas semanas me invitaron a una reunión y ahí Víctor Rizo y Freddy Campos en confianza me juraron amor eterno y respaldo sin condiciones, hoy son reelectos, creo que debe haber un poco de ética, aquí hoy no hubo transparencia y eso me parece terrible”.  

 ''A don Rodolfo le falsifican firmas y no hace nada''

Don Jorge también comentó sobre un tema que se presentó con una abogada que exigía una importante suma de dinero. 

“Habían otras cosas que quería informarles a la Asamblea. Hay una abogada que pasó una factura por 80 mil dólares al Comité Ejecutivo. Don Rodolfo nos dijo en esa oportunidad que si la Federación no pagaba los iba a tener que pagarlos él y luego ofreció disculpas al Comité Ejecutivo porque se suponía que la señora estaba trabajando ad honorem, tuvimos que intervenir varios compañeros para que esa factura bajara y teníamos total desconocimiento de ese tema”. 

“Resulta que en ese expediente le falsificaron las firmas al don Rodolfo según él mismo le admitió a la secretaria general. Él manifiesta que me dijo a mí y que yo no hice nada porque soy el vicepresidente de la Comisión de Jurídicos, yo le digo a ese hombrecito que asuma él sus responsabilidades y yo asumo las mías. Es una barbaridad y un relajo que no haya hecho nada. Como puede ser posible que el representante del futbol de Costa Rica y vicepresidente de la Concacaf permita que le falsifiquen firmas y no haga nada”.  

Sobre la enseñanza que le dejó toda esta situación comentó: “No quedé curado, ni herido, quedé advertido, aprendí a tratar de leer mejor a las personas”.