Pese a violencia Infantino no descarta Mundial de 2030 en Argentina

La suspensión de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors por la violencia de los aficionados no sería un impedimento para que Argentina sea sede del Mundial 2030, dijo el presidente de la FIFA, que destacó que el país sudamericano tiene tiempo para enmendar su imagen.

Infantino estuvo en Buenos Aires el mes pasado para asistir a la revancha de la Libertadores, que fue suspendida luego de que un grupo de hinchas de River apedreó el bus que trasladaba a Boca al estadio Monumental, un hecho que dejó a varios futbolistas del equipo visitante heridos.

El choque fue reprogramado para el domingo 9 de diciembre en el estadio Santiago Bernabéu del Real Madrid.

"Bueno, yo creo que es un poquito temprano. La decisión de 2030 se va a tomar en cuatro o cinco años, suficiente tiempo para mostrar que pasó algo, sí, pero también para decir: "¡vean lo que hicimos después!", dijo Infantino en una entrevista publicada el martes por el diario español Marca.

Al ser consultado sobre si la imagen de Argentina había quedado dañada, Infantino dijo: "En la concepción de alguna gente seguramente, porque se habló en todo el mundo de este partido. Pero queda tiempo para cambiar las cosas".

Argentina, Uruguay y Paraguay buscan una organización conjunta del Mundial 2030, en el año del centenario del torneo más importante del fútbol.

Los representantes de la Conmebol enfrentarían el desafío de Inglaterra -que expresó su interés en ser sede del torneo- y de una candidatura conjunta de Marruecos, Argelia y Túnez.

El Mundial 2022 se jugará en Qatar, mientras que el de 2026 será en Estados Unidos, México y Canadá.